Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Derecho Y Política>Ley General>Reseña de El Derecho como fenómeno social

El Derecho como fenómeno social

Reseña del Libro   por:Oniro     Autor : Oniro
ª
 
Desde una visión tradicional, podríamos definir al Derecho como un conjunto de normas e instituciones, que tienen como finalidad la protección y la defensa de la persona. Definición con la cual, habría que estar de acuerdo con la versión de que surge como una forma de asegurar un mínimo de bienestar para las personas, y que por lo tanto esa es su función social. Sin embargo, encuentro en esta interpretación del Derecho algunos problemas que podrían ser expresados con la siguientes preguntas: ¿quién es el que define ese conjunto de normas e instituciones?, ¿a qué persona es a la que “defiende y protege” el Derecho? y ¿lo hace de acuerdo a su voluntad?. Históricamente, las normas que rigen a las sociedades han sido impuestas por los grupos en el poder, al principio como leyes de origen religioso, impuestas por un ser superior (por ejemplo, los diez mandamientos de la tradición judeocristiana) e interpretadas por los sacerdotes, quienes las entregaban al pueblo. Este origen tan antiguo tal vez sugiera (como piensan algunos), que la necesidad de tener reglas de conducta es algo inherente al hombre como una forma de asegurarse un mínimo de bienestar, ya sea moral o social. En el primer caso, estaríamos en riesgo de caer en la tentación de decir que si el hombre busca instintivamente realizar las acciones que lo hagan sentir bien moralmente, es bueno por naturaleza, y por lo tanto, el Derecho es innecesario, por lo que dejaremos e lado este aspecto. En cuanto al segundo, éste sólo implica que para el correcto funcionamiento de una sociedad, es necesario un común acuerdo entre sus miembros sobre la conducta que será permitida dentro del grupo. Pero las leyes religiosas no fueron suficientes para organizar adecuadamente una sociedad, por ejemplo, en Roma, el Derecho primitivo también tenía un carácter religioso. Eran los sacerdotes quienes decidían lo que era justo o no, y se basaban en una tradición oral para legitimar sus decisiones. Fue gracias a las protestas de las clases bajas que se decidió escribir estas leyes en el documento conocido como las XII tablas, antecedente directo de las leyes escritas que se manejan ahora. Si hacemos caso a esta descripción de los hechos, no es difícil adivinar que la interpretaciones dadas por los sacerdotes a la tradición oral no eran del agrado del pueblo, y podemos darnos cuenta de las dimensiones del descontento si pensamos en la magnitud del cambio que se efectuó. Tomando el Derecho romano como antecedente inmediato de nuestro derecho escrito, y basándonos en las circunstancias de su surgimiento, podríamos estar de acuerdo con la definición que se dio al principio, pero como ya hemos visto, eran las clases dominantes las que lo establecían, y a pesar de que la cultura romana es en muchos casos nuestro modelo (por lo menos en cuanto a derecho se refiere), no se puede decir que una sociedad que mantenía la esclavitud como un sistema indispensable para el buen funcionamiento de la economía haya sido justa. Esto nos lleva a nuestra siguiente pregunta: ¿a qué persona es a la que “defiende y protege” el Derecho?. En la cultura romana era a las clases alta y media (patricios y, posteriormente plebeyos), y de hecho ni siquiera se aplicaba a personas que no fueran ciudadanos.
Es en estas características en las que se evidencia la faceta del Derecho como herramienta de la nación (y posteriormente del estado-nación). Una de las primeras cosas que se establece en el Derecho es la población sobre la que se aplica, en este sentido es una reafirmación de la identidad nacional, para lo cual es necesario en principio la exclusión de algunos. El Derecho busca, entonces, beneficiar y defender a los miembros que se integran al proyecto de nación. Quienes actúan fuera de este proyecto actúan de manera ilegal: no contribuyen en nada, y hasta interfieren en el correcto funcionamiento de la sociedad.Como se ve, un comportamiento es validado con base en su contribución a un orden que beneficia a los proyectos de las clases en el poder (esto no necesariamente lo hace injusto; si se encuentra dentro de los proyectos de un gobernante el asegurar el bienestar de sus ciudadanos, seguramente la nación contará con un sistema de Derecho justo). Pero ¿la gente sobre la que se aplica el Derecho está siempre de acuerdo con el proyecto del estado-nación al que pertenece? Probablemente al principio, cuando los grupos sociales eran pequeños, sí. Pero poco a poco estos grupos fueron creciendo, unos sometieron a otros y los obligaron a seguir sus propias leyes. En una comunidades tan grandes como las actuales es imposible lograr acuerdos sobre este tipo de asuntos que satisfagan a todos. De hecho, se encuentra entre las características de las normas jurídicas el hecho de que no dependen de la voluntad de los afectados y que su incumplimiento puede ser castigado con el uso de la fuerza pública. Si esto se une a la observación que hemos hecho de que las leyes son impuestas por el Estado de acuerdo al proyecto de nación que tiene, y que éste no necesariamente corresponde a las aspiraciones de los habitantes, la definición que se ha dado al principio resulta gravemente afectada. La función social del conjunto de normas e instituciones que conforman el Derecho no entonces la utópica “protección y la defensa de la persona”, sino más bien el evitar que la persona se salga de los límites impuestos por el proyecto de estado-nación. Independientemente de su concepción original, el Derecho funciona como una herramienta de inclusión y control del Estado sobre los ciudadanos. En pocas palabras, es una de tantas formas con las que cuenta el Estado para legitimar su poder, y sin embargo (o tal vez por eso mismo), en un mundo de Estados-nación, el Derecho es una institución necesaria para mantener el orden social.
Publicado el: 15 junio, 2006   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    8 Es el fenómeno que permite que un derecho que No es fundamental, se convierta en tal? Ve todo
Traducir Enviar Enlace Imprimir
  1. 3. luis barros

    el derecho como fenomeno social

    El Derecho, fuera de la sociedad no existe, ni aun puede concebirse, a diferencia de la religion y la etica, ya que estas normas subsisten aun dentro de un plano individual, y la vida social, es el principal objeto del derecho, ya que la sociedad tiene como fin su perfeccionamiento.

    3 Puntuación miércoles, 23 de enero de 2008
  2. 2. micaela

    mi opinión acerca del articulo

    Bueno quiero felicitar a los que crearon este articulo,porque me parece muy buena la información que se brinda. Gracias a ustedes pude hacer mi tarea!!!!!

    1 Puntuación viernes, 19 de octubre de 2007
  3. 1. pedrolacerna

    EL DERECHO COMO FENOMENO SOCIAL

    CREO QUE EL DERECHO ES REGULADOR DE CONDUCTAS, SI NOS ATENEMOS AL CONCEPTO DE CULTURA COMO QUEHACER U OBRAR HUMANO ORIENTADO A LA CREACIÓN DE VALORES, QUE RIGE LA CONDUCTA INTERSUBJETIVA, ENTONCES EL DERECHO RIJE UN FENOMENO SOCIAL, ES MODERADOR DE LA CONDUCTA HUMANA, NACIO JUNTO CON COSTUMBRES RELACIONADAS CON LA RELIGION, BUSCA HACERNOS MEJORES PERSONAS, EN UN SISTEMA DEMOCRATICO REPUBLICANO ESTO SE HACE EN UN PIE DE IGUALDAD Y EN LOS LIMITES DE QUE TODO LO QUE NO ESTA PROHIBIDO ESTA PERMITIDO, CONCLUYO QUE EL DERECHO DEBE HACERNOS MEJORES PERSONAS.

    2 Puntuación jueves, 15 de febrero de 2007
X

.