Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Metafísica

Reseña del Libro   por:spielberg     Autor : Immanuel Kant
ª
 
divide a la filosofía en tres ciencias: la física, la ética y la lógica. El pensamiento estrictamente formal se llama lógica y tiene por objeto sólo la forma del entendimiento y la razón misma. Por el otro lado, la filosofía material está referida a ciertos objetos y las leyes que los gobiernan. Estas leyes pueden ser leyes de la naturaleza o leyes de la libertad, a la primera llama física y la segunda ética. La filosofía que obtiene sus teorías derivándolas de principios a priori se llama filosofía pura. Cuando es meramente formal la llama lógica y cuando se refiere a ciertos objetos del entendimiento (la naturaleza, la libertad) la llama metafísica. En consecuencia Kant propone una metafísica de la naturaleza y una metafísica de la libertad. Del concepto metafísica debemos entender un conocimiento que no se basa en ningún tipo de experiencia, ni siquiera interna (esta última es el objeto de estudio de la sicología empírica) sino en un conocimiento a priori que deriva todos sus principios de la razón pura, al igual que la matemática. En Kant la validación del conocimiento es sólo posible a través de la razón pura. De la experiencia no es posible obtener principio alguno que tenga valor universal, por lo tanto todo saber que se derive de la experiencia es relativo y controvertible. En cambio, el entendimiento puro se nos presenta como válido para el presente, el pasado y el futuro, un conocimiento universal y necesario. Luego, el verdadero conocimiento, aquel que versa sobre las leyes de la naturaleza y de la libertad, sólo es posible gracias a la razón pura. La verdad sobre estas leyes, su constitución última, las tendremos por la metafísica. Subsiste aún la pregunta acerca de cómo es posible la metafísica. La respuesta de Kant se basa en la distinción entre juicios sintéticos y juicios analíticos. Los juicios analíticos son aquellos en que lo expresado en el predicado ya está contenido en el concepto del sujeto, aunque sea de manera difusa. Lo que se dice en el predicado explicita lo que contiene el concepto del sujeto (por ejemplo, “todos los cuerpos son extensos”. Esta afirmación no amplía mi concepto de cuerpo; la extensión es una propiedad incluida en el concepto de cuerpo. La afirmación sólo hace explícita esta inclusión). Estos juicios no violan el principio de contradicción (aquel que declara inaceptable afirmar y negar al mismo tiempo una proposición) y son siempre a priori. Son a priori pues aunque su concepto sea empírico (por ejemplo, que el oro sea un metal amarillo; no es necesaria experiencia alguna fuera de mi concepto de oro, para saber que este es metal y amarillo, efectivamente de estos elementos está constituido mi concepto de oro). Los juicios sintéticos son aquellos en que el predicado atribuye al sujeto una propiedad que no estaba contenida en el concepto del sujeto, ni implícita ni explícitamente. Estos pueden ser divididos en juicios a posteriori y a priori. Los juicios sintéticos a posteriori son producto de la experiencia.
A su vez, los juicios de la experiencia son siempre sintéticos. No tendría sentido apelar a la experiencia si el concepto se satisface con lo contenido en el concepto del sujeto, bastaría el mero análisis de éste (por ejemplo: “Algunos profesores de filosofía usan corbata humita”. Este es un juicio sintético a posteriori. La propiedad usa corbata humita amplía el concepto del sujeto, el profesor de filosofía, mediante la experiencia, por eso tal juicio es a posteriori). El juicio sintético a priori, es aquel en el cual no ha mediado experiencia alguna. La ampliación del concepto del sujeto se obtiene de un razonamiento libre de elementos externos a la propia razón. Los juicios matemáticos son todos sintéticos, asimismo los axiomas de la geometría. Por ejemplo 7+5=12, el número 12 no estaba pensado en la reunión de 5 y 7, y por tanto es sintético. La afirmaciónque dice: “la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta”, también es un juicio sintético a priori. La matemática y la geometría son sólo ejemplos. Existen también juicios sintéticos a priori en otras ciencias. La metafísica, según Kant, debe ocuparse de este tipo de juicios. Los juicios metafísicos propiamente tales son sintéticos a priori. Por ejemplo: todo lo que sucede tiene una causa. Del concepto de suceso puede extraerse los de tiempo y existencia. Pero el concepto de causa está enteramente fuera de sus propios límites. La metafísica se ocupa de proposiciones sintéticas a priori y en ésta deben estar contenidos conocimientos sintéticos a priori. Los juicios sintéticos a priori son llamados de amplificación y de su existencia o no, se deriva la posibilidad de la metafísica como ciencia, o sea, que la metafísica en los dos sentidos antes vistos tenga la certeza de una ciencia y no mera especulación. Ahora bien, estas distinciones entre distintos tipos de juicios es crucial para entender tanto la metafísica de la naturaleza como aquella de la libertad en Kant. La primera es el tema de Critica de la Razón Pura y cae fuera del ámbito de la presente Guía. Respecto de la segunda, basta decir que el Imperativo Categórico (es decir, la norma que determina la moralidad) es él mismo un juicio sintético a priori. Precisamente, aquel que permite a Kant embarcarse en una “fundamentación de la metafísica de las costumbres”; en términos del vocabulario del curso, ofrecer una fundamentación ética de la moral.
Publicado el: 30 diciembre, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    de finicion de metafisica Ve todo
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.