Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Arte Y Humanidades>Historia>Reseña de La Marina de Guerra del Perú después de la Guerra del Pacífico

La Marina de Guerra del Perú después de la Guerra del Pacífico

Reseña del Artículo   por:EsperanzaNavarro     Autor : Esperanza Navarro
ª
 

Después de la Guerra del Pacífico (1879-1883), contra todo pronóstico, el Perú, cual ave fénix, renace de sus cenizas. La situación mundial le es favorable. Con la guerra se había perdido el territorio de Tarapacá, con las riquezas del guano y el salitre. Sin embargo, otros recursos naturales cobran protagonismo y puede reconstituir su economía: el caucho, apreciado por el látex para llantas para las nacientes industrias automovilística y de aviación. El algodón y la caña de azúcar, que incentivan la industria agrícola que se moderniza y atrae inversiones. El petróleo para los nuevos medios de transporte y la industria. La minería, privilegiada para la industria de la guerra, en la gran conflagración mundial, 1914-1918. Lima y las principales ciudades se modernizan, y se presta atención a la educación. Renace la Marina de Guerra.


La vida institucional de la marina peruana de la posguerra, marcada por la dolorosa experiencia de la guerra no tiene lugar para sus oficiales. Percy Cayo, en su tomo de la Historia Marítima del Perú, manifiesta que a falta de vida naval, hombres como Melitón Carvajal, Camilo Carrillo, Germán Stiglich, Manuel Vegas, y Teodosio Cabada, Carlos Rotalde, Roque Saldías, y Federico Dulanto, se insertan en diversos campos, desde los cuales contribuyen al renacimiento.


La presencia militar extranjera en el Perú va a profesionalizar las fuerzas armadas. En 1896 cuando los gobiernos de París y Lima suscriben un acuerdo para traer una misión militar extensiva a la Armada. En 1905, el teniente de navío Paul de Marguerye pasa a dirigir la Escuela Naval. Por entonces, la Marina no estaba respaldada por ningún dispositivo legislativo ni reglamento; a bordo de sus pocas y desmedradas naves, el comandante es quien a su manera se encarga de instruir a sus subalternos. Nuestra pequeña fuerza naval, sin base ni servicios en tierra, se mantiene a duras penas en la rada del Callao, sin apoyo logístico; los fondos y créditos los tienen que gestionar personalmente los comandantes.


La misión francesa prepara el proyecto de ley orgánica de la Marina y el año 1909 le da un reglamento orgánico para el servicio de los buques de la Armada. Nace la Revista de Marina, como órgano de profesionalización. La Misión se mantiene por nueve años, hasta agosto de 1914, en que retorna a Francia al desatarse la Primera Guerra Mundial.


En los inicios del siglo XX, el Perú se halla en proceso de definir fronteras con sus países vecinos, que desembozadamente desarrollan una agresiva política internacional de amedrentamiento. Por ello, Leguía, en su primer gobierno (1908-1912) pone empeño en mejorar las Fuerzas Armadas, sabe que sin ella resultará imposible mantener la soberanía del Estado.


Desde 1906 había una definida intención de reconstituir la fuerza de superficie; en Europa, sin embargo, se centra la atención en una nueva arma de ataque contra las unidades de superficie: los sumergibles y submarinos, que imponen una concepción diferente de la guerra en el mar. La Marina peruana, cuya única unidad naval al entrar al nuevo siglo había sido el crucero Lima, ex Sócrates -cuya construcción, junto con el Diógenes, que finalmente se perdió, se había encargado en 1880 y arribó al Perú recién el año 1890- adquiere en 1906 y 1908, los cruceros Grau y Bolognesi. En marzo del año 1910, a tono con los tiempos, se ordena la adquisición de dos sumergibles., En enero de 1911, las baterías del Ferré recibían su primera carga, y en abril se hacía lo propio con el Palacios. De esa manera, el año 1911 nacía la Fuerza de Submarinos.


Al asumir la presidencia el año 1919, Leguía se enfoca en la modernización de la Marina. Crea el Ministerio de Marina el 13 de octubre de ese mismo año, separándolo del Ministerio de Guerra y Marina y firma un convenio con el gobierno de los Estados Unidos para establecer una misión naval. El año 1920 llegan los jefes y oficiales superiores de la Marina de Guerra de los Estados Unidos de la Misión para asumir los más altos puestos en tierra y a bordo, y hasta la Comandancia General de la Escuadra. La oficialidad naval no opone ningún reparo dado el estado de retraso de la marina en relación con las otras del continente.


Así, la institución entra en una decisiva fase de modernidad. Se incorporan nuevos reglamentos, directivas y sistemas de Estado Mayor; se crea la Escuela Superior de Guerra Naval, la Escuela de Aspirantes para marineros; se inician los cruceros de verano a lo largo del litoral y aun hasta el Golfo de Panamá. La oficialidad y el personal subalterno adquieren profesionalismo y práctica en el mar. Uno de los actos fundamentales de la Misión es la formación académica de los oficiales, tremenda tarea que asumió el capitán de navío USN Charles Gordon Davy cuando el 9 de febrero de 1921 se hace cargo de la dirección de la Escuela Naval. Bajo su gestión, en el corto periodo de 1921 a 1930, se modernizan los programas, técnicas, sistemas y aun bibliografía, que serán los mismos que se aplican en la Academia Naval de Annapolis. En ese lapso se sentaron las bases de la nueva educación naval. Aun cuando el año 1930 la caída de Leguía motiva el retorno de Davy a los Estados Unidos, la Escuela Naval no altera el modelo patrón instaurado, ni su marcha regular.

Publicado el: 22 diciembre, 2011   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    en la guerra contra que pais se uso el sub marino del peru Ve todo
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.