Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Arte Y Humanidades>Arqueología>Reseña de Pachacamac ciudad templo del dios que habla

Pachacamac ciudad templo del dios que habla

Reseña del Libro   por:EsperanzaNavarro     Autor : Hermann Buse de la Guerra
ª
 

Pachacamac, la ciudad templo, está situada en el valle de Lurín, antiguamente llamado Irma o Izma, límite meridional del señorío Cuismancu y, a su vez, de la costa central. Su construcción debe remontarse a épocas muy remotas y habría estado dedicado a una deidad muy antigua, posiblemente el dios Kon, que existió antes que Pachacamac, cuyo nombre es quechua y de la época Inca. Según cuenta la tradición, se lo habría dado el Inca Túpac Yupanqui: Pacha = tierra, universo; cámac = crear.

El templo alcanzó tanto prestigio que aun después de las conquistas incaicas siguió siendo templo ceremonial de primera categoría. Los incas respetaron los antiguos templos y su culto, aunque levantaron dos edificios nuevos dedicados, uno al Sol y otro al servicio religioso, llamado Mamacona, estos es: casa de las vírgenes consagradas.

El dios Pachacamac estaba representado por un ídolo tallado en madera de lúcumo y representa una cosmovisión del mundo andino del siglo XII. La parte superior es una figura humana bifronte, de posible significado andrógino por ser criador y mantenedor. Su capacidad de oráculo se evidencia en que puede mirar a contrapuestas direcciones para auscultar el pasado y avizorar el futuro, sin moverse. Este atributo también se manifiesta en los mitos que lo identifican como la deidad costeña de los temblores, capaz de controlar los temblores y terremotos. Entre los múltiples atributos del dios está el de oráculo curador de enfermedades y protector de la comida.

Al asumirlo como oráculo se continuaba una larga tradición en el mundo andino, verdadera fuente de la fama y prestigio que alcanzaron algunos centros ceremoniales en diferentes periodos.

Dentro de la mitología, Pachacamac tenía mujer e hijos, a quienes se representaba enclavados en regiones económicas importantes, como el valle del Rímac, de Chincha o el Cusco. Según los cronistas, existían réplicas del ídolo en diversos sectores y esquinas de la ciudad ceremonial.

Las edificaciones de la ciudad se asientan sobre un terreno irregular en el triángulo que forman el río Lurín y el litoral. Los templos principales eran cuatro: dos mayores y dos menores, dedicados a Pachacamac, al Sol, a Urpi Huachac y a la Luna (el de las mamaconas), respectivamente.


El templo viejo de Pachacamac habría sido abandonado quizá después de una época de fuertes lluvias e inundaciones. Estaba hecho de íntegramente de adobitos, y en lo alto de la pirámide estaba ubicado el recinto para el oráculo. El templo que hallaron los españoles era el más tardío. Es una pirámide de adobitos superpuestos, con plataformas para las ofrendas. Conserva aún huellas de pintura en sus paredes. Se alzaba como una pirámide en caracol. Arriba, dice Estete, “estaba la mezquita maloliente, sucia y oscura” –rezago de la sangre de los sacrificios- con el poste tallado que representaba al fiero dios y oráculo, cuya función había sido transferida del templo viejo a este en los últimos igloos del primer milenio. Aquí lo encontró Hernando Pizarro en 1533.

Los templos del Sol y de la Luna fueron los últimos en construirse y gozaban de gran notoriedad a la llegada de los españoles. El templo del Sol es mayores proporciones que los otros; construido posiblemente en la época incaica, es probable que se haya levantado sobre una construcción más antigua. De estructura piramidal, tiene diversas plataformas. Tanto el templo del sol como el de Mamaconas se fabricaron de adobe y adobón, pero se construyeron bases de muros de piedra al estilo del Cusco. Hay algunos lienzos visibles de adoquines de piedra rojiza perfectamente engastados. Asimismo, se introduce el vano inca de doble jamba y ritmo trapezoidal.

Después de la llegada de los españoles, el centro ceremonial siguió por un buen tiempo siendo aún centro de peregrinación; después de la labor de cristianización y extirpación de idolatrías de los sacerdotes católicos, el culto pasó a desarrollarse en forma secreta y asumió nuevas formas. 

De : Historia Marítima del Perú: Época prehistórica.  t. II, v. 2.

Publicado el: 10 enero, 2010   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    que es mejor, un perro o un gato Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    hola Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    que bien Ve todo
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.