Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Arte Y Humanidades>Arqueología>Reseña de Los acueductos de Nasca

Los acueductos de Nasca

Reseña del Artículo   por:EsperanzaNavarro     Autor : Salvador Navarro Cossio
ª
 

Nasca, pueblo eminentemente artístico por la belleza de sus ceramios, conocido ahora por las enigmáticas líneas de sus pampas con secretos mensajes a los cielos, nos han legado otra obra, de singularidad tal que no se halla parangón en ninguna civilización: los acueductos o galerías filtrantes subterráneas, “puquios”, trabajos de elevada ingeniería hidráulica que remedian la escasez del agua en este valle expuesto a sufrir periódicas sequías. Josué Lancho Rojas en su obra –en coautoría con Catherine Schreiber- The puquios of Nasca (1988), registró más de treinta, aunque podrían haber sido más de cincuenta- que, a distintos niveles y por debajo de los ríos del valle -Aja, Tierras Blancas, Nasca, Tunga y Las Trancas- se entrecruzan en La compleja red para llevar el agua de las filtraciones desde las partes altas del valle, a las sedientas tierras de la zona.
El sistema completo se localiza en el paralelo 14º49’58” de latitud sur, y meridiano 74º58’40” de longitud oeste de Greenwich.. Temporalmente, se sitúa en el periodo intermedio temprano, 600 a. C a 400 d.C.
Tienen un ancho de 80 cm por un metro de altura, con paredes de piedras grandes superpuestas, techo cubierto por piedras chatas grandes y palos de guarango (algarrobo) -madera muy fuerte y extremadamente duradera-. cubiertos con piedras menudas de canto rodado y tierra , para rellenar los intersticios. Cada cierta distancia tienen una ventana o chimenea, "ojos de puquio”, accesos a manera de buzones de inspección de las galerías. Muchos acueductos, continúan operativos; acumulan el agua en grandes hondonadas, “cochas”, de donde se distribuye a las chacras. Entre los 30 puquios más conocidos están los de Orcona, Vijuna, Matara, Uchuya, Belén, Tejeje, Cantalloc, Santo Cristo, Huachuka, Bisambra, La Gobernadora, Pangaraví, San Antonio, Cuncumayo, Aja, Kurve, Achaco, Anglia, Llicuas, Huairona, Majorito, Majoro, Ocongalla, Agua Santa, Conventillo, Soisongo y Soysonquito. También el de Totoral en las Trancas y San Carlos y Santa María en Taruga. Se cuenta que existió un puquio de Bujama en Matara: de Orcona sale y se aparece, aflorando en el ojo en Bujama; de allí nuevamente aparece en el ojo de Uchuya, y no se ve más hasta la toma de agua de Belén. Otros remanentes se encuentran en Tambo de Perro, que era de los Pazos.
Tienen tres tramos: el subterráneo que capta el agua de los veneros acuíferos; el tramo a tajo abierto, que la capta por filtración; y el que la conduce hacia las cochas, para distribuirla por acequias a las tierras de cultivo.
Se enfrentan serios problemas para su conservación y mantenimiento; por el crecimiento de la ciudad se encuentran ahora en plena zona urbana, como el de Bisambra. Los ojos y los tramos a tajo abierto resultan expuestos a la contaminación por el mal uso de sus corrientes: la gente se baña, lava ropa, arroja desechos, etc. Por otra parte, la apertura indiscriminada de nuevos pozos reduce el caudal de agua.
En otros casos, los agricultores por ganar terreno tapan los ojos, lo que hace que se pierda el cauce, imposibilitando los trabajos de limpieza. En la parte baja del valle han alterado la infraestructura original al revestir las paredes de las galerías con concreto, sin reparar en que este material obstruye la filtración del agua hacia las galerías.

Desde antaño existe un sistema de trabajo comunal para mantener las galerías, punto clave para su funcionamiento. Los usuarios de cada puquio son los encargados de organizar los trabajos; siguiendo sus propias costumbres escogen la época para la tarea que se realiza una o dos veces al año, entre agosto y enero, cuando baja el nivel de las aguas. Se empieza por la cocha y se avanza a contracorriente hacia la parte superior; al final se penetra por la boca de la galería, recorriendo los ojos. Es la parte más dura: quitar los derrumbes despejando los puntos bloqueados, extraer las raíces de las plantas y el barro, la maleza, basura. Son trabajos solitarios por el espacio reducido y lo realizan las mismas personas año tras año.
El agua del sistema se usa hasta la fecha para regadío y uso doméstico, pues es de excelente calidad. Así, dicen: “quien toma el agua de Bisambra se queda en esta tierra”.
Sobre su antigüedad, llamamos la atención sobre el paralelismo entre su fecha de construcción, 475 años d.C. según arroja el método del barniz oxidado, y los 1500 años que tienen los dibujos, determinados por carbono 14 en la estaca de madera desenterrada en ese lugar, que nos lleva a preguntarnos si los acueductos son consecuencia de los dibujos.
Alberto Rossell Castro, en su trabajo “Galerías filtrantes de la hoya de Río Grande de Nasca” en su libro Arqueología del sur del Perú (1977), observa que los geoglifos pueden estar referidos a proyectos de irrigación y parcelación agraria; las rayas han debido tener una aplicación más práctica, eminentemente agrícola, más aun en el caso de Nasca, con sequías cíclicas que van de cuatro a cinco años. Así, los proyectos de irrigación estarían manifestados en los dibujos de las pampas, en las plazoletas, líneas, rayas, túmulos, estilizaciones de animales, caras humanas y plantas.
Deben resolverse prontamente los problemas de mantenimiento de los acueductos si no queremos perder este valioso patrimonio, expresión de la alta tecnología de la cultura Nasca.
Actualmente, el cincuenta por ciento de las 6,000 hectáreas que tiene el valle de Nasca, se riega gracias a esta maravilla hidráulica.

Publicado el: 15 agosto, 2008   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    caca Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    yo catalino tengo un terreno con estas caracteriscas de agua quiero captarlo y regar por aspercion ( 1 Respuesta ) Ve todo
  1. Respuesta  :    Es buena idea regar por aspersión o también por goteo, pero necesitas una fuente de agua; tendrá que ser un pozo o una acequia, porque no creo que cuentes con un acueducto como los nasqueños, que son artificiales, como hemos visto. lunes, 16 de mayo de 2011
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.