Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Arte Y Humanidades>Reseña de LA SOLIDARIDAD

LA SOLIDARIDAD

Reseña del Libro   por:Crasol     Autor : Carlos Luperdi
ª
 
Etimológicamente la palabra solidaridad viene del latín solidus, una moneda de oro, que fuera introducida a Constantinopla, la capital del Imperio Bizantino, por el emperador romano Constantino el Grande, en el siglo IV de nuestra era. Esta moneda cuya estabilidad y consistencia económica, hizo que se mantuviera vigente por más de nueve siglos, dio origen al verbo solidare, cuya significación, sería el equivalente de reunir sólidamente. Posteriormente, se derivaron de ella otros verbos y muchos sustantivos, los mismos que, traducidos al idioma castellano, devinieron en las palabras soldado, sueldo o el verbo soldar. Es a partir del siglo XIX que se le atribuye al origen inicial de la moneda en mención, la calidad de sólido y como una atribución adicional, se le vincula con un elevado valor del ser humano. Este principio básico de la caridad social, que se expresa objetivamente en la idea de unidad, cohesión y colaboración, íntimamente ligada con el amor o postura altruista hacia un semejante y que el común de la gente le atribuía a la moneda por su propia consistencia. Como sentimiento, la solidaridad se expresa y asocia a la búsqueda de bienes comunes, a la inclinación a sentirse bien, realizando el bien, por el bien mismo o, por el contrario, a reprobar el mal, cuando este acude y se expresa en la naturaleza humana. Esa maldad que podría representarse en los últimos días de vida del General Español, Ramón María Narváez, a quien, sometido a la confesión cristiana de un sacerdote en los momentos finales de su vida, en plena lucha agónica contra la muerte se le preguntó si tenía enemigos a quien perdonar. Con una tranquilidad inquietante, respondió, que no. Que, los había fusilado a todos. La solidaridad como virtud, representa un punto elevado en el crecimiento y desarrollo del ser humano. Es un hecho natural que permite y da la posibilidad de que los seres humanos, en su expresión real de sociedades, colectivos o conjuntos, expresados en las familias o en los grupos de trabajo, vivan juntos, unidos en torno a sus propias motivaciones. Es la actitud de búsqueda del bien común, en el ámbito de su desempeño social, convencidos de que la disgregación, separación o falta de ayuda, va a generar contrapuestos tan nocivos como perjudiciales e incapacitantes. Aceptando la actitud solidaria, el hombre se integra a la posibilidad de beneficiarse de la grandeza del conjunto, tan contraria a la mezquindad del individuo o del provecho individual. Es el convencimiento de que los mayores logros del ser humano, han devenido de esta peculiaridad de entrega solidaria.
Esta actitud va a mantener y manejar un realismo que se expresa a nivel de interacción entre los propios pobres, de aquellos que mas tienen hacia los que menos poseen o, curiosamente, de los pobres a los ricos. Siendo bastante cierto aquel estribillo de “Pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo”, referido en alguna obra. Lo habitual será que, quien tiene mayor riqueza, la distribuya entre quienes carezcan de ella. El pobre en cambio manifiesta su solidaridad, a partir de su agradecimiento y consideración. Los empresarios, generan la solidaridad hacia sus empleados abonando una remuneración justa, brindándoles un trato que diste de la marginación o del manejo abusivo del poder y alejándose de las nefandas posturas inadecuadas de la explotación o segregación. La lealtad, honestidad, identificación y esfuerzo, serán, tal vez, la actitud o manifestación solidaria de los empleados o subordinados. La solidaridad manifiesta marcadas diferencias con la caridad, misericordia o compasión. La caridad está dirigida al individuo y no concibe ni entiende el valor grupal de la propia asistencia. La caridad se entrega de manera voluntaria a quien el propio individuo, considera el más necesitado. La solidaridad incluye al conjunto que se considera afecto de la misma problemática, por lo que se dirige a los grupos excluyendo las personas individuales. Entender el carácter de ser solidario, es entender que el crecimiento de las organizaciones, naciones y sociedades, se basa en esta acción conjunta de sus individuos y su determinación para empeñarse en la realización del bien común, la preocupación por el bien de todos y la conciencia cabal de que asumimos la responsabilidad de todos. La solidaridad, nos lleva a la actuación unitaria del conjunto de los miembros integrantes de una empresa y refleja, como consecuencia inherente a ella, un alto grado de integración, adhesión ilimitada y sacrificio desmesurado por una causa, situación o circunstancia.
Publicado el: 16 enero, 2008   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    la solidaridad es dar para resibir ser amigo de todos y apoyar al desbalido Ve todo
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.