Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Arte Y Humanidades>Reseña de Cuentos: Los soldados y la Venganza

Cuentos: Los soldados y la Venganza

Reseña del Libro   por:EljugueteRabioso     Autor : Manuel Mejía Vallejo y Álvaro Cepeda Samudio
ª
 
La venganza y Los soldados de Manuel Mejía Vallejo y Álvaro Cepeda Samudio, respectivamente, son ejemplos singulares de la estrategia narrativa que comienza a definir los trazos de una literatura renovadora y comprometida con la reflexión real-histórica, a mediados del siglo XX. A partir de la lectura mediada por la búsqueda de las formas de discurrir que encuentra el escritor al abordar el tema histórico, percibimos cómo el esfuerzo estético de ambos nos lleva a un mismo camino de reflexión común: en este caso, la violencia política sufrida en Colombia durante la década del 50 y primeros años de los 60s. Así mismo, a tópicos específicos de ésta coyuntura social y estética, sin caer en la simple fidelidad historiográfica y al somero análisis formal. Ambos relatos se alejan del referente histórico real para sugerir al lector la necesidad de construirlo en los roles específicos que habitan los personajes y su relación con elementos que funcionan como símbolos: el gallo, la lluvia, la espera, entre otros. Sin hacer alusión incipiente de contextos y descripciones minuciosas de la realidad. Habla en estos relatos la experiencia del que se enfrenta al acto de matar. No la víctima, ni el testigo omnisciente de las atrocidades características de los relatos de La Violencia. Tiene la palabra quien lleva consigo la posibilidad de la muerte. La palabra interior de aquellos que Todavía no eran la muerte. Pero llevaban ya la muerte en las yemas de los dedos.[1] En La venganza, el gallero ha cultivado un odio sembrado en su existencia desde la niñez. Cuando otro abandona a la madre y lo condena a vivir esperando el día señalado. En aquella venganza no intuye que su vida es la continuidad del otro al que busca. Que es él mismo al que quiere encontrar en los rostros de los hombres. En Los soldados, de Álvaro Cepeda Samudio, impera la reacción que provoca en el lector todo aquello que no se cuenta. Lo que no se dice ni se describe. Sugiere la realidad histórica en la sucesión desprevenida del diálogo para iluminar la conciencia de dos jóvenes soldados convocados a la masacre. Uno desprevenido y superficial, en ocasiones chocante. El otro, estoico y reflexivo, punto de crítica a la institucionalidad, intuición inconforme del pueblo al que pertenece y que a su vez tiene la paradoja de enfrentar, asumiéndose como un títere del poder. No hay aquí sectarismo político.
Hay un cuestionamiento humano: ¿Matar es una acción que puede o no importar? Por su parte, Mejía Vallejo da paso a la voz del hombre que mastica sus pensamientos en un tiempo indeterminado, sostenido en la sugerencia poética de la narración. Ahí construye la estrategia que le permite dimensionar la conciencia del que se convertirá en asesino. Para lograrlo, además acentúa la relación del personaje con símbolos como: la madre abandonada, el pueblo de sombras, ser mujer o ser hombre, el cuchillo y el filo que prueba una y otra vez por que es la herramienta con la matará. En el contraste dialogado de Los soldados
somos abocados a pensar en una situación real histórica. Jornaleros que se rebelan ante un trabajo miserable. Exigen sus derechos y han aprendido el poder de la expresión social. Las armas mitigan el temor de que la sociedad postcolonial caiga. Queda para el registro periodicista una masacre más. He aquí una imagen recurrente en la memoria latinoamericana. En La venganza
, el forastero se refleja en el otro que odia hasta enaltecerlo. En los gestos del cojo se ve así mismo como otro cualquiera que espera la muerte. Ésta paradoja es la sanción velada en el relato, que muestra el odio heredado en el discurrir de los años hasta el presente, donde nos es tan difícil reconocer al otro como igual , en un proceso de violencia que aún no termina. Caminos disímiles estilísticamente; influencias que se intertextualizan como descubrir a Hemingway o una lectura asimilativa de Pedro Páramo o porqué no a los dejos del Western Spaghetti, nos sitúan en un punto de reflexión común: ¿Cuál es el significado práctico, para nuestra conciencia colombiana, para nuestra memoria latinoamericana y para nuestro presente como seres humanos, el nombre del verbo transitivo en infinitivo: Matar? [1] Cepeda Samudio, Álvaro, Los soldados, Antología, Bogotá, Instituto Colombiano de Cultura, 1977.
Publicado el: 27 diciembre, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    Me Dicen El La Venganza Completa Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    el cuento Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    como se llama el gallo y la población de la vengasa Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    TE GUSTO EL CUENTO? ( 2 Respuestas ) Ve todo
  1. Respuesta  :    no martes, 10 de abril de 2012
  1. Respuesta  :    SI ME ENKANTPO MASEN LA PARTE K NO LEI PURO WALPI jueves, 27 de enero de 2011
  1. Responde   Pregunta  :    cual es el tiempo cronologico Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    el espacio donde susedieron los e chos d e las venganza de manuel mejia Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    tiempo cronologico y histrico de la venganza de manuel mejia ( 1 Respuesta ) Ve todo
  1. Respuesta  :    lineal jueves, 23 de febrero de 2012
  1. Responde   Pregunta  :    elementos narrativos de la venganza de manuel mejia Ve todo
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.