Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal> Entretenimiento>Películas>Crítica de Un antropólogo en Marte: siete relatos paradójicos

Un antropólogo en Marte: siete relatos paradójicos

Crítica del Película   por:Juan deGa     Autor : Oliver Sacks
ª
 
Un antropólogo en Marte cuenta la historia real de siete casos paradójicos en la experiencia clínica de Oliver Sacks. Sacks es un neurólogo, un científico y un terapeuta. Su curiosidad y sensibilidad son notables. Sus historias tienen detalle y rigor documental, y al mismo tiempo una dosis de empatía con los personajes, al punto que uno se pregunta dónde termina el científico y donde empieza el escritor, el poeta. La distancia entre la objetividad clínica y la creatividad para extraer los contrastes en las personalidades de sus sujetos llega a desaparecer completamente, creando un efecto semejante a la ficción. Quizá es por esto que algunas de sus narraciones han sido adaptadas para la pantalla grande: Despertares y el relato: Ver y no ver. Los personajes tienen profundidad y sus déficits o disfunciones son captados con gran sensibilidad. Los casos: Johnathan I., un pintor ciego al color, en el cual se replantean las teorías sobre el color y sobre cómo lo percibimos; Greg, el último de los hippies, un hombre que ingresó a un ashram como un hippy que quería huir de las drogas, donde un tumor en el cerebro fue confundido con la iluminación espiritual; Bennett, un cirujano con el síndrome de Tourette, el cual se manifiesta como una marejada de ticks al mismo tiempo que una destreza y velocidad increíbles; Virgil, un hombre ciego que recibe el don de la vista, mediante una operación, y que tiene que aprender a ver, a compaginar el mundo táctil que conocía con el mundo espacio-temporal que ahora percibe; hasta llegar al caso de Temple Grandin, una mujer autista, bióloga y exitosa empresaria, cuyo autismo le impedía entender a los humanos (aunque había aprendido las convenciones sociales) pero no a las vacas, con quienes tenía una gran empatía.
Este libro extraordinario nos lleva a cuestionarnos lo que pensábamos sobre la realidad y sobre las capacidades mentales que damos por sentadas y que en realidad son un verdadero milagro.
Publicado el: 21 abril, 2006   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    como puedo descargar el libro gratis Ve todo
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.