Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal> Entretenimiento>Películas>Crítica de Los Increíbles

Los Increíbles

Crítica del Película   por:wameneses    
ª
 
Durante el año 2004, fuimos bombardeados por una serie de películas cuyos personajes eran representados por actores que actuaban como dibujos animados. Entonces, resulta irónico que algunos de los más interesantes y emocionalmente complejos ”seres humanos” sean imágenes creadas por una computadora. Nos referimos a Los Increíbles, una de las mejores películas de la empresa Pixar, cuya breve historia incluye obras como Toy Story, Toy Story 2, Buscando a Nemo y Monsters Inc.

Primer proyecto del estudio de animación donde los personajes son humanos, Los Increíbles se desarrolla en un mundo en el que la presencia de superhéroes es algo común. Pero, después de una secuencia de denuncias en contra de los héroes (en una divertida crítica a la "cultura" de los tribunales, que domina los Estados Unidos), el gobierno se ve obligado a crear una especie de programa de protección, a través de la cual los poderosos seres obtengan  identidades y vidas comunes. Lamentablemente, después de quince años en el anonimato, Bob Parr (voz de Craig T. Nelson), anteriormente conocido como el Sr. Increíble, se aburre de su monótona existencia, a diferencia de su esposa Helen (Holly Hunter) que no añora los tiempos en los que luchaba contra el mal, bajo la identidad de Elastigirl. Para complicar aún más la situación de la familia Parr, los dos niños mayores de la pareja se ven obligados a ocultar sus superpoderes, lo que da lugar a situaciones de tensión en el hogar y en la escuela. Por último, el Sr. Increíble ve una oportunidad para reanudar sus actividades después  que el excéntrico y extremadamente rico villano Syndrome (lo que podría ser un primo lejano de Lord Farquaad de Shrek) pasa a ser una amenaza para el mundo.

El primer punto que llama la atención sobre Los Increíbles, es el aspecto estilizado de los humanos que se aprecia en la película: sin querer crear una apariencia “real” para los personajes, el director Brad Bird apostó a la animación tradicional, jugando con diferentes formas de cabeza, nariz, orejas, y así sucesivamente, para establecer el aspecto de cada criatura. Por otra parte, la extrema atención con la animación no sólo se refleja en las impresionantes expresiones faciales de los personajes, sino también en sus movimientos más específicos, que van desde lo obvio (suspiros, brazos cruzados y gestos grandilocuentes), hasta los más sutiles (un tamborileo en el manubrio del coche , una leve sacudida de la cabeza, una mecha de cabello que se recoje detrás de la oreja, y así sucesivamente). Por lo tanto, el elenco virtual de Los Increíbles cobra vida, incluso cuando puedan parecer caricatos en su exterior.

Responsable por la animación tradicional “El gigante de hierro” (que, injustamente, no tuvo una recaudación destacada en los cines), Brad Bird demuestra su talento al conducir la narración de manera impecable, alternando momentos de introspección de los personajes, con otros en los que la acción domina la pantalla. Esta acción está acompañada por la excepcional banda sonora de Michael Giacchino (repleto de referencias a la serie James Bond), creando secuencias que hacen perder el aliento al espectador.
La película nunca pierde la fluidez, los escenarios son magníficos e impresionantes y se utilizan con elegancia  las luces, los colores y las sombras. Además, Bird realiza un magnífico homenaje al género de la animación, al incluir las caricaturas de dos de los participantes del equipo original de Walt Disney: Ollie Johnston y Frank Thomas, quienes aparecen en la conclusión de la película.

El guión (también escrito por Bird)conlleva a que el auditorio se interese por el destino de la familia Parr, creando una empatía que hace de la película algo muy superior a un producto de animación, porque identifica al espectador con la tragedia experimentada por sus miembros - después de todo, ¿quién no ha deseado una existencia un poco más "formidable" de lo normal? Además: cómo dejar de impresionarse con el esfuerzo de Helen para defender y reconfortar a sus hijos, cuando ellos demuestran temor ante las amenazas a las que se ven enfrentados? Uno de los grandes placeres de contemplar Los Increíbles, es la oportunidad de presenciar el trabajo en equipo de la familia “Increíble”, que siempre combina el poder de manera inventiva... y divertida.

Infinitamente más madura que las otras películas de Pixar, Los Increíbles no sólo conducirá a importantes debates sobre la sociedad en que vivimos ("¿Por qué siempre se encuentran nuevas maneras de celebrar la mediocridad?" Se pregunta Bob Parr), sino que también presenta villanos realmente peligrosos (en un momento, Helen advierte a los niños: "No se van a detener porque sean niños. Si tienen la oportunidad, los matarán. No les den esa oportunidad."). Esto no significa, por supuesto, que no se trate de una película divertida para los más chicos. A ellos les encantará el bebé Jack-Jack y reirán de la excéntrica e impagable Edna Mode que, doblada por el propio Bird, es una evidente caricatura de la mítica modista Edith Head.
Publicado el: 02 marzo, 2009   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.