Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Novelas Y Telenovelas >Reseña de El técnico de sonido

El técnico de sonido

Reseña del Libro   por:carlombas     Autor : Marcel Beyer
ª
 

El técnico de sonido

Marcel Beyer

Los tonos de voz nos hacen distinguir a nuestros interlocutores. A través del teléfono, detrás de una puerta o a lo lejos, en cualquier lugar, etc. asociamos voz y persona.

El estudio de la voz llevado a la novela por un deslumbrante narrador alemán, Marcel Beyer nos vuelca en una escalofriante secuencia de matizaciones experimentales, muy lejos de la ética científica.

La historia del técnico de sonido, uno de muchos en el ejercito alemán, que durante la Segunda Guerra Mundial es encargado de  realizar grabaciones de voz, con el propósito de hacer un registro de emociones humanas, siendo quizá el que produjo la voz uno de los más influyentes en los acólitos y perturbados nazis, que con máxima dedicación profesional  y técnica catalogan todo lo que pretendían exterminar.

Un régimen en sus últimos días, Goebbels que evoca desde la radio, su enorme capacidad para generar confianza y verosimilitud entre la audiencia, sobre todo antes pero también durante todo el período de implantación masiva de las tecnologías visuales, sus seis hijos y en especial la receptiva Helga, la mayor, su dulce voz hace de contrapunto en la novela, con Karnau, técnico de sonido y un elenco esclavo del poder de la esvástica, en el bunker de Hitler.

Buscan la pureza de la voz aria y al unísono determinadas puestas en escena  en el montaje técnico de las grandes concentraciones del régimen, torturando cualquier naturaleza hasta que vomite sus secretos, ya sea las voces de los heridos y agonizantes en el frente o asistir a las sesiones de tortura y participar en los más terroríficos experimentos médicos con tal de que sus discos recojan los más exactos tonos de una voz en los límites del dolor, el poder, el miedo, la inocencia…

Su archivo busca la colección definitiva y en realidad la última identificación posible. La grabación del deseo comporta su sonido, de la voz que lo expresa. El secuestro de la voz permite la manipulación de la identidad, como en el caso de la ventriloquia, o en el de la máquina de la verdad, la cual, además de otras variables, mide los matices de la voz a fin de observar si el sujeto “miente”.

Las técnicas de hipnosis, por ejemplo, proyectan también la voz como mecanismo regulador de lo oculto e intransferible. El sujeto hipnotizado no es consciente de las palabras que emite, circunstancia aprovechada por el especialista para profundizar en la psique “real” del paciente, quien difícilmente podría dar a conocerla estando en plena consciencia. Por su parte, el hipnotizador ejerce con su voz el poder de una verdad tan certera, que llega a ser alienante. Si el ser humano tiene en su voz el grado más alto tanto de autoprotección como de regulador social de su identidad, ¿qué pasa con el resto de los sonidos del mundo? ¿se podrían también establecer rasgos distintivos y propios de los objetos gracias a los sonidos que emiten y que podemos escuchar?

Es una literatura de los sentidos, que estudia su determinante poder sobre toda la percepción humana de la realidad, reconstruyendo los métodos agitadores de los nacionalsocialistas.

Publicado el: 26 septiembre, 2008   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.