Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Novelas Y Telenovelas >Reseña de El sueño más dulce

El sueño más dulce

Reseña del Libro   por:Nostos     Autor : Doris Lessing
ª
 
El Sueño Más Dulce
Doris Lessing
" Solo los muertos han visto el final de la guerra" (Platón)
Para quien escribe, nacido en los 50, la lectura de esta novela tiene demasiadas connotaciones de orden personal, digamos: "muchas resonancias".
Los ecos de aquel tiempo despiertan la nostalgia que inseparable acompaña al recuerdo de la juventud y voces no tan gratas que evocan una pasión e idealismo crecidos casi salvajes y esfumados con languidez y mal sabor en la boca.
Tanto creer, que hoy nos sentimos pueriles, ingenuos y con muy pocas respuestas para los que nos siguen, nos interrogan y en ocasiones, hasta nos demandan.
Doris resume su novela con la elección de su título, en el que el "sueño" es una utopía (un no lugar), y las luchas para alcanzarlo están teñidas de una inocencia, de un impulso reparador y de una estética que ameritan la adjetivación de "dulces." Nunca tan dulces cuando miramos atrás desde este presente sin horizontes.
Fueron aquellos años, un resquicio dorado que se filtró entre la desolación, la violencia y la voracidad del siglo pasado.
Londres en los 60, un lugar y un tiempo que oficia de anfitrión para el encuentro de tres generaciones que cabalgan, se cuestionan y se interrogan, como en una composición a tres voces que nos habla de las guerras y sus secuelas.
Lessing, privilegia una mirada atenta a las conductas individuales, grupales y comunitarias, a las nuevas construcciones vinculares que caracterizaron la época y a las modas tan particulares de aquel período.
Las contradicciones, luchas y sufrimientos de sus personajes conforman el foco de la narración. El marco político e ideológico dominante, al que hace referencia, parece relegado a la condición de contexto sobre el cuál se despliega la "dramática" de los múltiples actores a los que la escritora recurre.
Una casa de tres plantas, en un distrito elegante de Londres, es el vértice en el que coexisten, convergen, y entran en colisión las diferentes historias que se integran en una visión crítica de aquella época.
Es la casa de Julia, alemana aristócrata casada inmediatamente después de la Primera Guerra con Phillip Lennox militar inglés quien participara de aquel conflicto. Radicados en Londres, los Lennox tienen un hijo: Johny, quien se convierte tempranamente en un reconocido militante socialista que no tarda en migrar al comunismo.
Frances, hija de un abogado londinense, necesitada como tantos herederos de la guerra de creer en un cambio posible, en un mundo mejor, se convierte en la esposa de Johny con el cual tienen dos hijos: Andrew y Colin. De este núcleo primario se desprenden como frutos que se multiplican los personajes que singulares y diversos pueblan la obra y la mansión, que deviene en una suerte de microcosmos en el que se recrea la realidad circundante.
Militante del partido comunista inglés hasta 1956 y luchadora anti-apartheid en Rhodesia y Sudáfrica, Lessing despliega en esta novela referencial una profunda capacidad de autocrítica.
Cómo diría Neruda: "Teníamos los bigotes demasiado largos".. ....
El carácter político de la obra se ve por momentos subordinado a una sólida construcción costumbrista y a una clara vocación por indagar en lo humano, terreno en que la autora se muestra como profunda conocedora.
Producto de esa autocrítica, y quizás por advertir lo irrepetible de aquel tiempo, la escritora no economiza en diatribas contra el stalinismo, y los sectores que nacidos en la cuna del poder se enriquecieron a costa de un mundo marginado y periférico, valiéndose de aquella espontánea y fresca movilización ideológica como excusa que les permitió transformar lo auténtico en funcional a sus intereses, y la miseria más descarnada en su mejor herramienta de marketing. Durante la lectura de la novela, me he imaginado a Lessing diciéndose "Cómo no nos dimos cuenta....Que desperdicio"....
Sin intención de contribuir a la falacia de la Teoría de los Dos Demonios advierto una carencia crítica hacia el otro gran actor de un mundo, que por entonces había alcanzado el clímax de una polarización intencional y dirigida.
En ese universo solo había lugar para dos posiciones radicales, dilemáticas e irreconciliables reguladas por la llamada Guerra Fría, obra del poder dominante que sembraba el temor de la destrucción nuclear del planeta.
Ya hemos aprendido, eso espero, que el nazismo fue un pliegue más del capitalismo y sabemos que las posibilidades de los movimientos sociales no están acotadas a la experiencia comunista de la Rusia de Stalin.
Para aquellos de mi generación, resultaría una absoluta excepcionalidad no sentirnos involucrados y comprometidos con las líneas Lessing particularmente las que abordan los avatares de los por entonces adolescentes.
Nacidos muy próximos al fin una Guerra que no vivimos, amamantados en un movimiento humanista, en un período anegado de culpas y de necesidades reparadoras, llegamos tarde, éramos la agonía de la modernidad, nos aferrábamos, cómo aquellos que intuyen una caída sin final, al garantismo de una historia que presumíamos destinada indefectiblemente a un futuro mejor.
Fuimos la punta del mástil de un barco que ya había naufragado, nacimos en la mitad del siglo y crecimos al arrullo de un movimiento que fracasó cuando fuimos adultos.
Nuestro afán de trascendencia terminó en pura facticidad, en una foto congelada casi un ícono del fracaso.
Quizás la peor de las derrotas fue la de una generación que nada pudo hacer sino desalentar a los que crecieron mirándolos jugar un juego sin destino.... y que hoy se sienten como flechas disparadas al vacío.
Publicado el: 16 enero, 2008   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
  1. 1. Mopi

    el sueño mas dulce

    tu sinopsis estimula mi curiosidad, no solo por la historia del libro, sino por la connotacion a la cual te referis y sin contar con demaciados detalles me resulta muy interesante abordar su lectura. Es lo que espero cuando busco referencias literarias. Gracias!

    0 Puntuación miércoles, 16 de enero de 2008
X

.