Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Novelas Y Telenovelas >Reseña de Las Ruinas Circulares

Las Ruinas Circulares

Reseña del Libro   por:Pacosantos     Autor : Jorge Luis Borges
ª
 
En una unánime noche se hablaba de un hombre taciturno se desplazaba en las aguas arriba en el fango violento de la montaña, pero nadie lo podía ver y según se sumía en el fango sagrado, lo cierto es que el hombre gris beso el fango, repecho las riberas sin aceptar o sin sentir las cortaderas que le dilaceraban las carnes y se arrastro mareado y ensangrentado el recinto circular de las cumbres de las montañas, El forastero se tendió bajo el pedestal. Lo despertó el sol alto. Comprobó inconmovible que las heridas habían cicatrizado; cerró los ojos pálidos y durmió, no por flaqueza de la carne sino por determinación de la voluntad. Sabía que ese templo era el lugar que requería su invencible propósito; según el forastero se tendió bajo el pedestal, lo despertó el sol alto y incandescente, comprobó con asombro que sus heridas habían cicatrizado, cerro sus ojos y durmió plenamente por su voluntad, sabia que ese templo era un lugar que requería su invencible propósito, también de dioses incendiados y muertos, sabia que se trataba de un sueño, seguidamente volvió a despertar por el sonido de un pájaro, unos higos y cántaro le advirtieron que los hombres de la región habían espiado con respecto a su sueño y solicitaban su amparo o temían su magia, que según ellos se trataba de un proyecto mágico que le había agotado el espacio de su alma, si le hubieran preguntado su propio nombre o cualquier rasgo de su vida anterior no hubiera aceptado responder y su única fantástica tarea era dormir y soñar pues se trataba de un hombre mágico y soñador, al principio los sueños eran caóticos, poco después fueron de naturaleza dialéctica. El hombre les dictaba lecciones de anatomía de cosmografía, de magia: los rostros escuchaban con ansiedad y respondían con entendimiento como adivinaran la importancia de aquel examen, no se dejaba embaucar por los impostores, adivinaba la inteligencia creciente es decir buscaba un alma que mereciera participar en el universo. El hombre un día, emergió del sueño como un desierto viscoso y miro la naturaleza de la tarde y comprendió que no era la aurora y comprendió de que no había soñado comprendió que un fracaso inicial era inevitable, juro olvidar la enorme alucinación que lo había desviado al principio y busco otro método de trabajo. Antes de ejercitarlo, dedico un mes de la reposición de la fuerza que había perdido el delirio. Días siguientes abandono toda premeditación de soñar y casi apto continuo logro dormir un trecho razonable del día. Las raras veces que soñó durante ese periodo no reparo en los sueños lo tomo como algo natural y después seguidamente soñó nuevamente con un corazón que latía, lo percibía, lo vivía, desde muchas distancias y muchas ángulos. La noche rozo la arteria pulmonar con el índice y luego todo el corazón, desde afuera, adentro, el examen satisfacción al pasar el tiempo soñó un hombre integro, pero este no se incorporaba no podía abrir los ojos, noches tras noches lo soñaba, en general sus días eran fáciles, cerrar sus ojos, pensaba y razonaba: Ahora estaré con mi hijo o, mas raramente el hijo que he engendrado no existirá si no voy.
- Fueron pasando los días y gradualmente, lo fue acostumbrando a la realidad. Ensayo otros experimentos análogos cada vez más audaces.-comprendió con cierta amargura que su hijo estaba listo para nacer y tal vez impaciente. Su victoria y su paz quedaron empañadas de hastío. En los crepúsculos de la tarde y del alba se prosternaba ante la figura de piedra, tal vez imaginando que su hijo irreal ejecutaba idénticos retos, en otras ruinas circulares; su comportamiento era firme, de noche no soñaba o soñaba en oportunidades como lo hacen todos los hombres. El propósito de su vida estaba colmado, el hombre persistió de una suerte de éxtasis. Al cabo de un tiempo que ciertos narradores de su historia prefieren computar en años los despertaron dos remeros a medianoche, en si no puedo verles las caras pero le hablaron que se trataba de un hombre mágico en untemplo del norte, capaz de hollar el y de no quemarse. El mago recordó bruscamente las palabras del Dios y recordó que todas las criaturas que componen el orbe, el fuego era la única que sabia que su hijo era un fantasma. Bueno en realidad existía un hombre soñador, integro que noche tras noche había fabricado en el mago de los sueños, soñaba con cosas maravillosas en la naturaleza, animales, plantas tempestad en fin el delataba cada día las horas dedicadas al sueño. Al pasar del tiempo se fue acostumbrando a la realidad en los crepúsculos de la tarde y del alba. Se prosternaba ante la figura imaginando que ejecutaba idéntico ritos y otras ruinas circulares, agua debajo de noche, y así convirtiéndose un hombre mágico que se le proyectaba el sueño como un privilegio normal de la vida. Todo finalizo prometiendo algunos signos a lo largo, de una larga sequía. Una remota nube derrumbaron el metal de las noches, las ruinas del santuario del dios de! fuego fueron destruidas y el mago vio cernirse contra los muros y luego trato de refugiarse en las aguas al final comprendió que esto para el era una apariencia y que otra persona esta soñando y con los años se infundió el olvido total que resulto años de aprendizaje.
Publicado el: 06 agosto, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
  1. 1. Ridsser Hernández

    Las ruinas circulares.

    Simplemente quería decir, que a mí me parece que Jorge Luis Borges es uno, acaso el mejor, de los más grandes escritores de todos los tiempos. Su visión literaria es infinita, que traspasa las fronteras del universo y de la existencia misma. Sólo comparable con Cervantes y Gabriel García Márquez.

    0 Puntuación sábado, 18 de agosto de 2007
X

.