Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Novelas Y Telenovelas >Reseña de Crónicas de una muerte anunciada

Crónicas de una muerte anunciada

Reseña del Libro   por:nelonga     Autor : Gabriel García Marquez
ª
 
El día en que lo iban a matar Santiago Nasar, se levanto muy temprano para esperar la llegada del obispo. Siempre soñaba con Árboles, nos dijo su madre Plácida Lucero, que tenía buena interpretación de los sueños ajenos, pero no dijo nada en esos dos sueños de Árboles que el había contado en las mañanas que predicieron a su muerte. Santiago Nasar tampoco reconoció el presagio. Había dormido mal y poco y despertó con dolor de cabeza después de la fiesta de boda. Las muchas personas que vio esa mañana después que salio de su casa, hasta que fue destazado como un cerdo una hora después lo recordaban soñoliento pero de buen humor, y a todos les dijeron que era un día muy hermoso, pero la mayoría decía que era un tiempo fúnebre y en el momento en el que lo mataron estaba cayendo una llovizna menuda como la que había visto Santiago en el bosque del sueño. El estaba durmiendo porque estaba la noche anterior fue a la boda de Maria Alejandra Cervantes y despertó con el sonido de las campanas de la iglesia en honor al obispo. Santiago Nasar pasa a tomar café en casa de Victoria Guzmán y la hija de esta se lo sirve y el le dice que ya está en tiempo de desbravar y Victoria Guzmán lo amenaza con un cuchillo porque le estaba sacando las vísceras a un conejo y le dice “Que él nunca tomará de esa agua” porque ella se había entregado a él razón por la cual estaba llena de rabia. Victoria Guzmán y su hija dijeron que no sabían que a Santiago lo estaban esperando para matarlo pero con el pasar del tiempo admitieron, que ambas sabían que a él lo iban a matar porque se lo había dicho una mujer además le revelo los motivos y el lujar donde lo estaban esperando, y ellas no dijeron nada porque en el fondo querían que lo mataran. Ese día dejaron una carta debajo de la puerta de su casa donde decía que lo iban a matar y donde lo iban a esperar y las razones, pero ni él ni su madre la vieron.
En espera de la llegada del obispo solo había una tienda abierta y ahí estaban los que lo iban a matar eran los gemelos Pedro y Pablo Vicario, pero la dueña de la tienda lo convence de que no lo mataran y estos reflexionan, pero ambos lo siguieron con la mirada. En vista de que lo iban a matar y de que todo el mundo lo sabía, Luisa Santiaga fue a decirle a la mamá de Santiago Nasar, Pero cuando iba por el camino le gritaron: ¡No se moleste ya lo mataron! Los asesinos de Santiago fueron Pedro y Pablo Vicario, lo mataron en casa de Santiago en su habitación. Ellos lo mataron porque la hermana se iba a casar u no se presento a la boda y esta dio como excusa de que ella no se podía casar porque estaba enamorada de Santiago, entonces los hermanos tomaron medidas para con Santiago. Su muerte fue de la siguiente manera, Pedro Vicario lo atacó con un cuchillo recto y le asentó un segundo golpe en el mismo lugar “lo raro es que el cuchillo volvía a salir limpio”. Pablo Vicario que estaba a su izquierda con el cuchillo curvo le dio la única cuchillada en el lomo y un chorro de sangre a alta presión salio, herido tres veces de muerte Santiago le dio la espalda y al parecer se hecha a reír y entonces ambos siguieron acuchillándole. Moraleja: Una mentira conlleva a una desgracia, razón por la cual siempre se debe decir la verdad.
Publicado el: 25 junio, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    moraja Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    y kien mato a santiago ( 1 Respuesta ) Ve todo
  1. Respuesta  :    los gemelos Vicario jueves, 31 de octubre de 2013
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.