Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Mitología Y Literatura Antigua >Reseña de Sólo vine a hablar por teléfono

Sólo vine a hablar por teléfono

Reseña del Libro   por:JoseContreras     Autor : Gabriel García Márquez
ª
 
Qué vaina tan grande le echaría el conductor de un bus destartalado a María Cervantes, a quien el imprevisto de un desperfecto mecánico del vehículo que conducía, la dejaba varada en el camino que iba de Zaragoza a Barcelona; ante el desespero y la premura de llegar antes de las siete al encuentro con su marido, prestidigitador profesional, olvidaba las llaves  y con una estampa que no dejaba dudas de su condición, repetiría: “solo vine a hablar por teléfono”, resonancia única que reiteraría a más no poder, sometiendo aquel carácter fuerte en la representación de la descomunal Herculina y en la guardiana que conseguiría poseerla a cambio del recado a su marido, situación adelantada al hablar con este al momento fortuito en que las reclusas se despojaban del balandrán y al obtener la única respuesta de su marido: “Puta”. Ante la llegada de Saturno el mago al sanatorio, el mago mayor lo convencería de la gravedad de la enfermedad de María, previniéndole de la obsesión de esta por los teléfonos, y en la dicha de encontrar buenos médicos como los que se encargaban de trastornar a los sanos; aquel hombre, que gracias a María era alguien en la vida, le aplicarían una de las suyas y al escuchar la mención del teléfono de la voz de su esposa, salía despavorido, abandonando a quien el único reproche claro era su condición libertina. La acción de desconfianza mostrada por Saturno, cerró a María, al punto de ni siquiera asomarse al balcón cuando su marido realizaba un espectáculo para las enfermas…, pasaría el tiempo, y ante la negativa de María a leer la correspondencia que le enviaba, la dejaría a merced de una noviecita casual, pues el se marcharía ante el peso de la evidente derrota…, los años pasarían solo dejando el derrumbamiento del claustro infernal que tan hondo pesaría en el destino de María.
Publicado el: 16 junio, 2008   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.