Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Fábulas

Reseña del Artículo   por:Biyote     Autor : Arnold Lobel
ª
 
20 fábulas –cortas como deben serlo, una por página con su expresiva ilustración en frente– de sus propios pincel y pluma dan cuenta de la acuciante necesidad, que acosaba sin tregua a Lobel, de comunicarse con los niños. El término comunicarse no es tan gratuito. Fábula, en su antiquísimo origen etimológico, viene del indoeuropeo fab: hablar, conversar… chatear en términos de hoy. La rémora de la moraleja (moral+aleja) se añade después con las deformaciones conceptuales insufladas a la lengua por cuenta de sojuzgamientos y componendas político-religiosas. De las 20 fábulas de Lobel hay unas excelentes, otras buenas y otras como forzadas a calzar una horma menor. Como La langosta y el cangrejo en la que la moraleja vale más sola, sin el cuento. Algunas moralejas tienen su fuente en adagios –que no por ser un método cómodo de creación tiene menos valor– y otras son reflexiones sobre la experiencia personal. De las excelentes, la que abre el libro, El cocodrilo en su dormitorio es perfecta. Un cuento delicioso, bien expresado, bien acabado, con una contundente lección de comportamiento en la moraleja acompañante. Una puntita de iceberg para buscar, en estas fábulas, coincidencia con nuestro carácter, en hombros del antropomorfismo: el oso es soso y vanidoso, la gallina es sabidilla, el babuino es un bobo, las ranas por ambición sufren depredación, el gato es un sabio en lo de realizar sus sueños, el avestruz concilia cerebro y corazón, la camella se quiere a sí misma y es feliz, hijo de canguro sale problemático, las hermanas patas aconsejan a los secuestrables salirse de la rutina, el rey león –y todo aquel al que le caiga el guante– sufre descalabro al caer desde la altura de su soberbia.
Si queremos más fábulas, dejemos un poco de lado a Esopo, Iriarte y Samaniego y leamos La oveja negra y demás fábulas de Augusto Monterroso (Alfaguara, 1969).Arnold Lobel nació el 22 de mayo de 1933 en Los ángeles, California. Comenzó su carrera publicitaria como ilustrador para Harper & Row. Concibió muchos de los personajes de sus libros como Sapo, Sepo, Ratón y Chanchito en sus veraneos en Vermont. Según él mismo afirma, Sapo y Sepo eran personajes que utilizaba para hablar de sí mismo. Tras estudiar arte, sus primeros trabajos consistieron en ilustrar las historias de otros. Recibió muchos premios durante sus treinta años de carrera, incluyendo la medalla Caldecott y un diploma Newbery. Falleció el 4 de diciembre de 1987 en Nueva York.
Publicado el: 28 junio, 2006   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.