Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de my firend eduardo bahr

my firend eduardo bahr

Reseña del Libro   por:cultura maya     Autor : guillen
ª
 
like you to read this short story is about juana marazan

JUANA MORAZÁN
(Sobre una aventura de Juana La Loca)
Eduardo Bähr


Eran las doce del mediodí­a y Juana estaba sentada comodamente sobre el anca del caballo de Francisco Morazán, abrazada a la estatua y envuelta en los humos de la crápula nocturna recien pasada.

La gente se arremolinaba riendo, gozando, burlándose, al pie de lo que consideraba un símbolo de la patria mancillado por esa "loca".

En eso llegó un humilde chafita que cargaba una carabina 7mm (de esas que tenía el ejército hondureño cuando hizo una guerra contra los modernos fusiles G3 de la Guardia Nacional salvadoreña, en 1969).

Por supuesto que conocí­a a Juana -quién no-; así que con voz suave la conminó: "Por favor, doña loca, bájese del caballo de mi general".

"Te iba a decir que te bajaras vos, pero ya no podés bajarte más, enano hijueputa", contestó Juana.

La multitud aumentaba y las risas y burlas, ahora trasladadas contra el representante de la ley, se oían hasta en Comayagua.

El espectáculo continuó, con los tres personajes (la estatua cuenta, como veremos) durante casi media hora, hasta que el agente perdió completamente la paciencia y, apuntándole con su fusil, le gritó: "¡Te digo que te bajés, loca cabrona!".

Hubo un silencio que sólo podía ser cortado por los casi inaudibles chillidos de los vampiros de la catedral.

Juana miró primero al chafita, después a la multitud y por último a Morazán. Acercó su boca a la oreja de la estatua y lo que dijo fue escuchado perfectamente hasta por el más alejado de los parroquianos.

"General, aunque te digan loca cabrona, ¡no te bajes!"
(Fin)

Publicado el: 17 abril, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.