Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de ¿PROVINCIA 23?

¿PROVINCIA 23?

Reseña del Libro   por:ELCAMINANTE     Autor : BOLIVAR LOPEZ PANTOJA
ª
 
¿PROVINCIA 23?


En la actualidad las naciones por imperiosa ne4cesidad, buscan unirse, fusionarse en bloques de naciones, regiones y aún de continentes, con el fin de fortalecer su economía, facilitar sus relaciones comerciales, simplificar el turismo y en fin, encontrar los caminos adecuados para encontrar una sola identidad que beneficie a todos los asociados por igual, trayendo consigo paz, bienestar y abundancia en general.
Desgraciadamente aquí en el Ecuador, las cosas se entienden al revés. Se pretende atomizar el país, creando una infinidad de “parcelas de miseria”, donde el ser humano, aislado, se debate en una amargo círculo de angustia y desesperación. Entretanto, los mezquinos, egoístas y ambiciosos líderes oportunistas, se frotan las manos, felicitándose calurosamente pensando en los beneficios que obte4ndràn de su nefasta acción criminal emprendida.
La aspiración de los pueblos peninsulares a una vida mejor es tan justa y humana, pero ¡cuidado! no se equivoque en su decisión, pues ella está favoreciendo a voraces casiquillos que lo único que desean es satisfacer sus bastardas ambiciones personales.
Intentemos analizar con mesura y sin pasión, objetiva e imparcialmente el drama peninsular del tiempo actual especialmente.
Refieren las crónicas de la Colonia que la Península de Santa Elena era la despensa de la ciudad de Guayaquil. Sus dilatados y frondosos bosques de guayacán, caoba, guasanga y y otras inapreciables maderas, garantizaban las indispensables lluvias para convertir a esa zona en un vergel.
Pero asomó sus grotescas fauces la codicia y la ambición desmesuradas.
El vergel, a causa de la deforestación asesina, poco a poco se fue convirtiendo en un erial, las lluvias se alejaron y los pobladores, en su gran mayoría agricultores, poco a poco se fueron convirtiendo en parias del destino, donde un manto de pobreza y desesperanza es el rasgo común del habitante peninsular.
Expoliado y explotado por inescrupulosos empresarios guayaquileños, dejó de soñar, se resignó y decidió vivir únicamente el día con su propio drama. El interés para investigar y tomar otras rutas de la existencia se alejó de sus lares, convirtiendo al habitante en un ser ignaro, indiferente e impávido ante su propio destino.
En honor de ese habitante podemos añadir que en su pobreza, es digno y honrado a carta cabal y temible cuando por mano propia ajusta las cuentas a quienes delinquen.
El Presidente de la República es una persona que ha visto de cerca el dolor y la miseria de gran parte de nuestro pueblo; por eso, de buena fe y mal informado por audaces arribistas, está convencido de que la provincializaciòn de la Península traerá bonanza y prosperidad a esa vasta región, sin imaginarse que lo que verdaderamente resultará de ello es el monstruoso crecimiento de una burocracia desaforada y voraz que acabará con la mayor parte de los frescos recursos económicos obtenidos de ese cambio estructural.
Para mejor información de las personas interesadas en este inquietante problema, sin duda es necesario realizar una breve semblanza de los líderes de ese movimiento restaurador.
Tenemos en primer lugar al señor Vinicio Yagual alcalde de Salinas. El principio de su administración, caracterizada por la honestidad y buenas intenciones, pronto se diluyó en un maremagno de dudas, distorsiones, ambiciones prohibidas, desplantes y prepotencia inconcebibles.Se cree el depositario absoluto, inigualable, incontrovertible de la verdad. Se olvidó muy pronto del pobre y del desheredado y actualmente aspira a ser cacique de toda esa vasta zona.
El señor Patricio Cisneros, alcalde de La Libertad nunca debió ser alcalde.
Hombre adinerado, su propia situación económica es una bofetada en el rostro famèlico y angustiado del habitante peninsular. ¿Filántropo? ¡ja! Sería una excelente obra enaltecedora el que dedicase una mínima parte de su fortuna para aliviar en algo los angustiosos sufrimientos del desheredado habitante peninsular. Su meta: ser gobernador de la nueva Provincia.
El alcalde de Santa Elena, Dionisio Gonzabay, es una persona más sencilla y abierta, pero desgraciadamente es una marioneta del partido PRE que le llevó a esa posición y ahora exige el pago a sus favores. Bien sabemos quien maneja desde la distancia los resortes del partido: Abdalà Bucaram.
Uno de los atizadores de la hoguera de la provincializaciòn es el ambicioso abogado Carlos Campala propietario de la radio “Panorama” de la Libertad.
Diariamente, por medio de sus ondas, se lanzan toda clase de denuestos e improperios, lesionando injustamente la honra y dignidad de muchas personas honorables. Beodo consuetudinario, su ambición desenfrenada no tiene límites. Quiere ser alcalde, Gobernador, Cacique y si las fuerzas y el talento le alcanzan, hasta presidente Federal del ecuador.
En conclusión, esta es una descripción muy veraz de las personalidades torcidas de este ideal altruista y aspiración noble, pero en la realidad equivocada.
A las autoridades seccionales del Guayas, por favor atiendan y escuchen el justo clamor de los pueblos peninsulares. Al Consejo Provincial del Guayas le corresponde traducir a hechos concretos las aspiraciones de los habitantes de esa región postergada y olvidada.
Hay una juventud vigorosa, estudiosa y noble que desea participar en la redención de este vasto sector del país. A ella hay que facilitarle el camino para que puedan servir a sus coterráneos. Bien por ello. Escriba su sinopsis aquí.
Publicado el: 24 marzo, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.