Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de Los náufragos de San Blas,

Los náufragos de San Blas,

Reseña del Libro   por:Sebastian Bonfil     Autor : Adriana Malvido
ª
 
La historia de los pescadores nayaritas que quedaron varados a la deriva durante más de nueve meses en el océano Pacifico causó azoro y generó sospechas, sobre todo a raíz de la campaña mediática que rodeó su odisea entre la costa mexicana y las islas Marshall. Entre la noticias del día parecía que al fin había surgido un relato que apartara la atención del publico de las noticias acerca de la crisis electoral o los ejecutados por los narcotraficantes. Sobre todo, se destacó lo morboso. Apuesto que la primera pregunta fue si los náufragos devoraron a sus compañeros, como los célebres sobrevivientes de los Andes. Las demás preguntas, más serias, giraron alrededor de las aparentes inconsistencias de sus testimonios personales y si no se veían demasiado bien para haber sobrevivido meses en alta mar a dieta de mariscos y caguamas. Hasta se habló de las posibles repercusiones legales que les pudiera acarrear haber comidos estos reptiles marinos.La autora de Los náufragos de San Blas, Adriana Malvido, es una periodista con una eminente trayectoria como investigadora que se remonta al año de 1979. De hecho, llama la atención la fuerte presencia femenina en el gremio del periodismo investigador. (Pienso, por ejemplo, en Arely Quintero como su equivalente.) Hace algunos años narró la historia del hallazgo de la reina roja maya (fue la única reportera que estuvo en el hallazgo de la tumba de Palenque en 1994). Tiene a su haber igualmente una biografía de Nahui Ollin. Ahora se enfrenta a una historia con la cual cualquier narrador anhelaría toparse una vez en su vida. Como Daniel Defoe al conversar con Alexander Selkirk —personaje en que se basa Robinson Crusoe— estuvo en contacto con hombres en uno de los peores trances que puede enfrentar una persona: el peligro de afrontar la muerte.
¿Fue una aventura? ¿Fue, por el contrario, una adversidad? Decía François Truffaut que el problema de las películas de guerra era que representaban el combate como algo emocionante. Es posible que lo mismo suceda con los relatos de náufragos. Coral Island
aparte —que trivializa el dilema—, o El señor de las moscas
, o The Open Boat
de Stephen Crane, muchas veces hacen caso omiso de la vivencia del miedo, el tedio profundo, la desesperanza… que embarga a los perdidos en el mar. A Malvido no le importó que la historia fuera verdad o mentira, pues esta le fascinó por lo cual emprendió un viaje a San Blas para adentrarse de la realidad y del contexto que envuelven a la comunidad de pescadores a la que pertenecen los tiburoneros Salvador Ordóñez, Lucio Rendón y Jesús Vidaña. “Mi percepción es que hubo un naufragio. ¿Faltan piezas por acomodar? Sí, pero de que hubo un naufragio lo hubo.”En una entre vista, la autora opinó: “Al buscar la historia que es el hilo conductor del texto, me encontré con una realidad poco conocida, por lo que este libro es una crónica y una ventana que mostrar el mundo en el que viven los pescadores de San Blas”.
Publicado el: 26 enero, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    Sus familiares, notificaron su desaparición antes de esos nueve meses nueve días que dicen haber pasado en el mar? ( 1 Respuesta ) Ve todo
  1. Respuesta  :    No recuerdo, pues hace mucho que escribí esta reseña. Creo que sí. Saludos. miércoles, 17 de agosto de 2011
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.