Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de El Caballo de Troya

El Caballo de Troya

Reseña del Libro   por:Donanfer     Autor : Anònimo
ª
 
Las fuerzas griegas que sitiaron Troya durante una década no pudieron descollar las altas murallas que la protegían .Odiseo (Ulises para los romanos) planteó a los jefes griegos erigir un enorme caballo de madera en cuya cavidad abdominal deberìan caber los más briosos superhombres griegos. La flotilla helena se aislaría a la cercana isla de Ténedos, tras calcinar el campamento para que los troyanos lo señalaran y saltaran ingenuamente càndidos al campo. Un griego, simulándose huido, permanecerìa fuera y transmitiría a los troyanos que este caballo siempre estuvo santificado a la diosa Atenea, enemiga de los troyanos.Siguiendo las advertencias de Odiseo, el caballo fue erigido por Epeo el feocio, el mejor ebanista del campamento. Tenía una ventanilla disimulada en el flanco derecho y en el izquierdo tenía cincelada la frase: «Con la agradecida esperanza de un retorno seguro a sus casas después de una ausencia de nueve años, los griegos dedican esta ofrenda a Atenea».Los troyanos, fervientes adoradores de los dioses, sucumbieron en la patraña. Lo admitieron para entregarlo a los dioses, desconociendo que era una artimaña de los griegos para horadar sus murallas. Dentro del caballo se encubría un escogido grupo de soldados. El caballo era tan grande que los troyanos se vieron obligados a derribar parte de las defensas de su ciudad. Una vez introducido el caballo en Troya, los soldados ocultos en él abrieron las puertas de la ciudad, tras lo cual la fuerza invasora entró y la destruyó.Este episodio no es narrado en La Ilíada, el poema atribuido a Homero, que relata parte de la Guerra de Troya. Se hace alusión a él en La Odisea, en la que Homero cuenta las aventuras del héroe griego Odiseo en su regreso a su patria, Ítaca. También es aludido por Virgilio en la Eneida. Las fuentes clásicas aportan nutridas versiones respecto del número e identidad de los guerreros que se ocultaron dentro del caballo. Apolodoro los cifra en cincuenta , pero luego agrega que el autor de la Pequeña Ilíada, poema perdido, afirmaba que eran tres mil (aunque podría ser un error de los manuscritos). Según Tzetzes fueron veintitrès; Quinto de Esmirna da una treintena de nombres y añade que eran aún más y otros autores mencionan otros nombres La ciudad de Troya había sido asediada durante diez largos años, pero los atacantes griegos, encabezados por Agamenón, Ulises y otros no habían podido aún lograr salvaguardar los muros de la ciudad. El mayor de los griegos, Aquiles, había caído en la batalla, muerto por una flecha que traspasó su talón. Ulises, viendo la situación, vio que la ciudad jamás podía ser tomada la fuerza, por lo que hacía falta algo mejor…Los griegos (ya quedò dicho) montaron un enorme caballo de madera y se alojaron en el interior con sus mejores guerreros. La figura del caballo era simbólica.
Se trataba de uno de los símbolos de Atenea, diosa de la guerra que había apoyado a los griegos en su acoso a Troya. Además, en algunas leyendas la figura del caballo era sagrada para los troyanos.Una vez que se acabó de construir el caballo y los guerreros griegos se escondieron dentro, el resto de los griegos simulaban que navegaban bien lejos, hasta Grecia, renunciando a la guerra, cuando en realidad a donde se dirigieron fue a la cercana isla de Tenedos a ocultarse y esperar nuevos sucesos. Los troyanos desconcertados, no lograban deentañar què pasos seguir respecto de lo que debìan hacer con el caballo. Algunos desconfiaban algo, sobre todo porque sabìan certeramente de la perfidia de Ulises. Laocoon, sumo sacerdote de Poseidón, era uno de los hombres que no se confiaban nada del animal. No se importunó de advertir que no podían fiarse de los griegos, aún siendo un regalo como era. Incluso lanzó su lanza sobre el caballo, quedando clavada en la madera. Según las versiones posteriores de la leyenda, fue en este momento cuando los troyanos tomaron prisionero a Sinòn, un joven quien había ayudado a los griegos. Cuando le consultaron sobre el caballo, les dijo que los griegos especulaban que Atenea les había dejado y que por eso habían construido el caballo para intentar sosegarse con ella. Los troyanos consiguieron ver una prueba más del disgusto de Atenea con los griegos,y del desagrado para con ellos. La diosa despachó dos grandiosas serpientes marinas a la ciudad, donde Laocoonte estaba ofrendando un toro al dios Poseidón. Las serpientes mordieron antes que nada a sus dos hijos, devoràndolos y luego más tarde al propio Laocoonte. Los troyanos profesaron que aquello fue en desagravio por haberle arrojado la lanza a su caballo. Decidieron entonces tomar el caballo dentro de sus murallas, con el fin de serenarse con la diosa. Con el caballo ya dentro de las murallas de Troya, el ejército heleno volvió de Tenedos por la noche sin ¡que nadie se percatara de su regreso. Cuando toda Troya pernoctaba, Sinon liberó a los soldados que estaban ocultos en el interior del caballo, y así comenzó la destrucción de la ciudad….(pronto todo fue una hecatombe). Los soldados abrieron las puertas a sus compañeros, y Troya se desmoronó esa misma noche cayendo en manos griegas.
Publicado el: 04 marzo, 2009   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.