Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de Padres presentes, Padres ausentes: Reglas y Límites

Padres presentes, Padres ausentes: Reglas y Límites

Reseña del Libro   por:IsraelBrazil     Autor : Paula Inez Cunha Gomide
ª
Esta sinopsis ha sido traducida de Pais presentes Pais ausentes: Regras e limites.
 
Por cuenta de intentar flexibilizar las reglas o, hasta mismo en represalia a la punición física, el diálogo empezó a ser utilizado como un intento de educar. Pero, padres y profesores se han vuelto en los que más punen y menos educan, olvidándose de que el papel de educador repercute en establecer reglas, servir como modelo moral y hasta mismo punir cuando sea necesario, de manera adecuada. El "diálogo" pasó a ser adoptado como la manera más "humana" de educar, pero no es más que punición, ya que se volvió en "reprensión".[BR]Por ello, padres y profesores son víctimas de su própia permisividad, cuyos resultados son niños y adolescentes rebeldes, desobedientes, irresponsables desrespetuosos y, todavía, blancos fáciles de druegas y de la delinqüencia. [BR]La autora muestra la importancia de la familia en la formación del niño, pues es donde éste adquiere los primeros padrones de conducta y valores morales.[BR]En primer lugar está la importancia de establecerse reglas claras y posibles de seren cumplidas y aplicadas luego del comportamiento. No deben privar al niño de las necesidades básicas, ni de cariño y afecto.[BR]No pueden ser acompañadas de amenazas, pero tampoco deben ser muy blandas, pues pueden generar situaciones de manipulación emocional o agresividad.[BR]Un detalle importante es que los padres deben estar de acuerdo sobre las reglas para que no ocurra contradicción. Cuanto a la punición, agredir con palabras puede ser tan o más perjudicial al niño que la punición física, pues repercute en desvalorar el autoestima y, con eso, el niño se vuelve inseguro. El niño no aprende a diferenciar entre lo cierto y errado. [BR]Delante de una paliza, el niño aprende a tener miedo, no respeto, pues lo que se debe corrigir es el comportamiento. [BR]Los procesos punitivos para educar deben ser escogidos de manera adecuada, en beneficio del comportamiento, jamás mediados por la rabia. La variación del humor puede volver los valores confusos de manera que el niño nunca sabrá qué hacer para agradar a los padres. Así, la inseguridad e instabilidad refleten en pérdida de autoridad de los padres, generando agresividad en el niño, que ya no los reconoce como modelos morales.[BR]Otros puntos negativos en la educación de niños es la supervisión estresante y la negligencia. Son extremos que actuan de manera negativa y muy perjudicial. De un lado, la vigilancia y fiscalización exageradas demuestran que los padres no establecen reglas, pero repiten órdenes y, muchas veces, perden el control emocional, volviéndose agresivos. Se quedan frustrados, pues creen que lo que hacen es lo mejor. Pero, su discurso es negativo y sin espacio para elogios o valoración para las acciones positivas de sus hijos. Éstos, por su vez, no se sienten amados, sino, alijados y sin la confianza de los padres y, por ello, buscan una manera de huír de la situación, muchas veces, de la agresividad. [BR]Por el otro lado, los padres sin atención, ausentes y sin amor por sus hijos. Ni siempre esto es perceptible, por causa de muchos recursos dispuestos a los niños. Se trata de una ausencia sutil de estimulo afectivo que impide el desarrollo de autoestima del niño, volviéndolo insegura, sin amparo.
Esta falta de interacción, de vínculo afectivo o desinterés, puede ser el responsable por los comportamientos antisociales.[BR]Pero, ¿cómo padres y educadores pueden conseguir mejores resultados en la educación de los niños?[BR]La autora presenta que un adecuado emprendimiento de reglas, monitoramiento positivo y también el modelo moral consciente de los padres pueden traer una forma armónica de educar y convivir en familia.[BR]Aplicar reglas y mantenerse afectivo es inprescindible. Los padres son los principales mediadores entre los niños y el mundo, por eso, en primer lugar, hacer con que el hijo entienda las reglas y los errores promeve el aprendizaje. Hay que tener comunicación. "Charlar" es decir cambiar ideas y promover entendimiento, reflexión y autocrítica. Demostrarse interesado, acompañar actividades significativas para el niño favorece el desarrollo de la empatia y maturidad de las emociones, evitando la depresión infantil o comportamiento agresivo.[BR]Es también con los padres que ocurrirá el entendimiento de valores morales. Por eso, los ejemplos deben ser compatibles con lo que enseñan los padres, pues el niño los admira y segui''ra sus modelos y no sus palabras. Es, a partir de experiencia de valores que el niño obtendrá condiciones de hacer juzgamientos morales apropiados, aprenderá la valoración por el trabajo, estudio y logrará un concepto própio positivo. Elogiar, así como premiar pueden ser maneras de valorar las actividades y sentimientos del niño. El premio debe ser acompañado de una explicación simple de reconocimiento por el buen desempeño del niño y, jamás, como chantaje. [BR]Con eso, la autora demuestra que la instabilidad del humor de los padres o mismo la vigilancia exagerada pueden constituir relaciones familiares hostiles que, más allá de no educar, traen consigo puniciones imprópias que pueden repercutir en conseqüencias dañosas al desarrollo del niño.[BR]La negligencia, por su vez, puede hacer con que el niño se sienta "malo", una vez que no tiene atención de los padres, y decida seguir con acciones malas.[BR]Al final, la autora presenta lo que seria ideal para la conducción de la educación del niño, cuando escribe: [BR]" La valoración de padrones morales de conducta es, junto a la monitoria positiva, la mejor manera de evitar el desarrollo de comportamientos infratores, antisociales, delinqëntes y, principalmente, el uso de druegas"(p 84). Es decir, educar trae también la responsabilidad por una vida en formación.
Publicado el: 11 abril, 2008   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.