Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de El via crucis del cuerpo, "La Pasión Según G.H.", de Clarice Lispector

El via crucis del cuerpo, "La Pasión Según G.H.", de Clarice Lispector

Reseña del Libro   por:letrasesonhos     Autor : Fernanda Sampaio Carneiro Jimenez
ª
 
El pensamiento occidental que tiende a “descorporizar” el conocimiento y que desde la mirada de Descartes se le nota la separación de los “saberes” en binomios distintos e independientes, donde el primero se hace más fuerte y predomina sobre el segundo, como mente versus cuerpo, espíritu versus materia, conocimiento versus intuición, delegando al cuerpo las funciones menos importantes. Esos binomios están claramente hundidos o mezclados en Clarice Lispector, desmitificando las categorías como independientes y dispares jerárquicamente. Otro binomio deshecho en “La Pasión según G.H” es el “yo versus el tú”, que nos hace recordar un poema de Celan: “Más oscuro en lo oscuro, más desnudo estoy/Tan sólo al desertar soy fiel/Yo soy tú cuando soy yo.” Celan tal como Clarice, rompen con la lógica de la certidumbre, la “diferencia-entre”: “Según esta lógica de la identidad en que participa la diferencia: A siempre es A porque no es B: una silla siempre es una silla y nada más que una silla porque no es una mesa (…)”. Clarice puede ser “mesa, silla”; “pensamiento y acción”, “el cielo y el infierno”, el “yo y el otr”o: la mujer que se presentaba tímida, mirada oblicua, “soy tan misteriosa que mal me entiendo”, de poco hablar, pero con una vasta riqueza interior siempre en ebullición, terreno fértil que la obligaba a dejar en forma de palabras lo que le iba por dentro. La escritura era para Clarice una forma de salvación y una maldición a la vez, más un binomio deshecho: “Yo dije una vez que escribir es una maldición, pero una maldición que salva".
Publicado el: 31 marzo, 2008   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.