Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de Catalina Howard, Quinta Esposa de Enrique VII

Catalina Howard, Quinta Esposa de Enrique VII

Reseña del Libro   por:Donanfer     Autor : Donanfer
ª
 
Catalina Howard, Quinta Esposa de Enrique VII

Catalina Howard (1522-1542): la jovencita que ocuparía el trono real como quinta esposa de Enrique VIII, era prima en primer grado de la ejecutada Ana Bolena y sobrina del duque de Norfolk. Se casaba quizá por imposición familiar puesto que no sólo podía sentirse temerosa de correr la misma suerte que su desdichada prima, sino que se hallaba enamorada de otro hombre, el joven y apuesto Culpeper, de quien se murmuraba que era su amante. El temor al método de divorcio que había aplicado el rey a su prima Ana no era infundado. Una dama de la corte había manifestado abiertamente que sólo se casaría con Enrique si ella tuviera dos cabezas: una para conservarse viva y la otra para ser decapitada por él.Además, no le resultaría muy atractivo a la jovencita, cinco años menor que María, la hija de su futuro esposo, aquel hombrón avejentado y ya decididamente obeso, glotón y bebedor y, para colmo, con el mal de la gota, padecimiento que torna insufribles para los que los rodean a quienes lo padecen. Sólo justifica este enlace la ambición del clan Howard, pues la propia Catalina era más dada a las intrigas amorosas que a las políticas. Pero esas intrigas la utilizaban como un peón de ajedrez, en el enfrentamiento entre el poderoso Cromwell y el tío de Catalina, Tomás Norfolk. Lo cierto es que el rey Enrique manifestaba estar enmaradísimo de la joven y bella pelirroja, a la que llamaba "su rosa sin espinas" y por esto la boda y la coronación de la nueva reina se efectuaron casi inmediatamente de la anulación de su anterior matrimonio. Este enlace, que parecía colmar los anhelos de Enrique, como hombre y como rey, ya que la juventud y lozanía de la elegida prometía florecer en vástagos para la dinastía, no había de ser muy duradero. La belleza de Catalina no hacía pareja con su inteligencia, que era escasa, por lo que fuera del deleite carnal era poco lo que tenía para dar y además era manifiestamente casquivana. Ya desde un comienzo cayó mal en la corte nada menos que a su hijastra María. la cual recibió aquel parentesco con sumo disgusto, por lo que la nueva reina hubo de quejarse de que "Lady María no la trataba con la debida reverencía" pareciendo olvidar que ella era sólo una bastarda real. La madrastra retribuyó la malquerencia, logrando que el rey hiciera despedir a tres de las damas de honor de la princesa María y le redujera el dinero que le era otorgado para sus gastos. Pero no puede saberse cuánta injerencia, tuvo esta Catalina en la ejecución de la anciana aya y madrina de María, a la que ésta quería mucho y la cual había sido íntima amiga de su madre, la primera Catalina, y en favor de la cual se humilló María a rogar a la reina. Margarita Pole, que así se llamaba el aya, era mujer de más de setenta años y estaba prisionera en la torre de Londres "por desobedecer órdenes del rey". Pero nada valió y la anciana fue atrozmente ejecutada, lo que hizo crecer la fama de sanguinario de Enrique VIII. María decidió entonces que le era más provechoso contemporizar con la nueva reina y, al hacerlo, le fueron devueltas sus damas de honor y su renta. Pero el poder que su belleza le diera a Catalina sobre el rey Enrique fue de corta duración, pues pudieron más las intrigas cortesanas que se valieron de hechos reales o amañados para lograr la caída en desgracia de la soberana. Se dijo que Catalina era promiscua, que lo había sido antes de su matrimonio y lo siguió siendo durante éste, que seguía viéndose con su antiguo amante Culpeper y con otros, y que el único que lo ignoraba era el rey. Como prueba de los adulterios de la reina, se presentaron al rey unas apasionadas cartas amorosas, supuestamente escritas por ella a uno de sus amantes. Es decir, que ni al mismo rey pudieron haber engañado. Pero éste las admitió, quizá para reforzar su orden de encarcelamiento de su esposa y su posterior condena, acusada de falta de castidad antes de su matrimonio y adulterio durante éste. Catalina fue encerrada en la torre del castillo de Hampton Cauri, a orillas del Támesis, y se dice que de allí intentó escapar disfrazada de mucama, pero su distinguida forma de caminar la denunció ante los soldados, que la persiguieron mientras ella llegaba a la puerta misma de la capilla del palacio, donde el rey estaba escuchando misa. En ¡a actualidad se dice que el fantasma de Catalina Howard ambula por la galería prisión que conduce a la capilla del magnífico palacio de Hampton Court y que en el aniversario de su captura pueden escucharse sus estridentes gritos.

Donanfer
Publicado el: 20 noviembre, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    Donde se pueden encontrar pinturas alegoricas a su encierro y ejecucion? Ve todo
Traducir Enviar Enlace Imprimir
  1. 1. ric. drake

    kat howard

    solo añadir que creo que no fuel ministro cromwel lord del sello, en ese año,por haber caido en desgracia, sinó su sustituto kranmer.los ultimos meses de esa reina,fuero cordiales con lady maria,hija de henry VIII.SALUDOS

    0 Puntuación jueves, 16 de junio de 2011
X

.