Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de El Decamerón, jornada séptima

El Decamerón, jornada séptima

Reseña del Libro   por:Martin Lucas Perez     Autor : Giovanni Bocaccio
ª
 

Con el relato de Emilia, comienza la jornada presidida por Dioneo y dedicada a las burlas que las mujeres realizan sobre sus maridos. 61. GIANNI LOTTERINGHI Y EL FANTASMA (Emilia). El regreso inesperado de un marido arruina la velada que la esposa tenía preparada para con su amante. Cuando éste se presenta y llama a la puerta, la mujer convence al marido de que los golpes los provoca un fantasma y, para conjurarlo, recita en voz alta lo que en realidad son las instrucciones para que el astuto galán vaya al patio y se coma la cena que ella le tenía preparada. 62. LA VENTA DEL TONEL (Filóstrato). Al ser sorprendida en casa por la llegada del marido cuando está con su amante, la napolitana Peronella simula que el mozo es un comprador de una gran tinaja que tienen. Siguiendo la corriente, el amante dice que la tinaja no está lo suficientemente limpia y el marido se mete dentro a limpiarla. Y mientras está frotando, el amante monta a Peronella, que lo celebra al tiempo que da instrucciones al marido para que siga limpiando. 63. EL CONJURO DE LOS GUSANOS (Elissa) Un fraile enamorado de una casada ahuyenta los últimos escrúpulos de ésta por el hecho de ser padrino de su hijo, o sea, casi hermano de ella, razonando que "si vuestro marido, que es más pariente de vuestro hijo que yo, se acuesta con vos, yo que lo soy menos podré hacer lo mismo o más". 64. LA PIEDRA DEL POZO (Lauretta). Tras comprobar que viene de casa de su amante, Tofano impide la entrada en casa de su esposa Ghita. Ella le ruega y finalmente amenaza con echarse a un pozo si no abre, pero lo que hace es arrojar una pieza a las aguas para que crea que se ha tirado y luego hace creer al vecindario que el infiel es él. 65. EL CELOSO CONFESOR (Fiammetta). Un marido toma el lugar del confesor de la mujer y ésta, que se da cuenta de quién es, le dice que todas las noches recibe la visita de un cura. El marido pasa entonces las noches en la puerta esperando al ficticio cura mientras ella hace entrar por otro lugar a su verdadero amante. 66. LOS TRES HOMBRES DE ISABELLA (Pampinea). Cuando Isabella está acostada con su joven amante, aparece un antipático pretendiente y, para que no se ponga agresivo, le hace pasar a la alcoba mientras esconde al primero. Llega entonces de manera inesperada el marido e Isabella salva la situación diciendo al pretendiente que finja que está persiguiendo a alguien. Así lo hace delante del marido. Cuando se va, la mujer saca a su amante y éste finge que se ha tenido que refugiar allí para librarse del furioso ataque del otro. El marido se lo cree todo. 67. CORNUDO Y APALEADO (Filomena). El joven Ludovico entra en la alcoba de la dama Beatrice, tal como ambos habían planeado, pero encuentra que el marido está acostado al lado de ella, dormido. La dama le agarra la mano para que no escape y dice al marido que Ludovico ha tenido esa tarde la desfachatez de citarla para esa misma noche en el patio. El marido baja a comprobarlo y los amantes aprovechan para solazarse. Luego, siguiendo las instrucciones de Beatrice, Ludovico va al encuentro de su amo y le da una somanta de palos simulando que cree que se trata de Beatrice y llamándole mujer infiel e indecente. Así, aunque cornudo sin saberlo y además apaleado, el hombre se muestra satisfecho de tener un criado y una esposa tan ejemplares. 68. EL HILO DE SISMONDA (Neífile). El rico pero plebeyo Arriguccio descubre que su noble mujer Sismonda duerme con un hilo de bramante atado al pie. Siguiendo el hilo, el descubre que le sirve para comunicarse con su amante e inicia una pelea con éste en la oscuridad, aunque el joven se escapa y la mujer se las arregla para que todos le crean borracho. 69. EL ARBOL ENCANTADO (Pánfilo). Sin saber cómo burlar la vigilancia del marido, una mujer se pone de acuerdo con su amante para que simule que al subirse en un peral se ve lo que no ocurre. Y aprovechan el momento en que el marido se sube en él para solazarse delante de él y decir luego que es producto del encantamiento del árbol. 70. LAS COMADRES EN EL PURGATORIO (Dioneo). Tingoccio y Meuccio tienen el pacto de que el que primero muera regresará a decirle a otro lo que sucede en el más allá. Tingoccio muere y se aparece al otro dicendo que está en el purgatorio por otros pecados pero que allí no tienen en cuenta lo de acostarse con comadres. Dioneo entrega a Lauretta la corona y ésta dice que aunque en justa represalia, cree que debería dedicar su reinado a las burlas que los hombres hacen de las mujeres, prefiere que el tema sea simplemente las burlas que hacen tanto los unos como los otros.

Publicado el: 09 noviembre, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
  1. Responde   Pregunta  :    que relacion entre la intencion del narrador y el tema del cuneto Ve todo
  1. Responde   Pregunta  :    cual es la intension del narrador del cuento Ve todo
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.