Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de La Fealdad, Según Humberto Eco

La Fealdad, Según Humberto Eco

Reseña del Libro   por:Donanfer     Autor : Donanfer
ª
 
La Fealdad, Segun Umberto Eco
¿Podría decirse lo mismo de la fealdad respecto a la belleza? Umberto Eco trata de averiguar por qué caminos le lleva esta pregunta en su último libro ''Historia de la fealdad'', que hoy se publica en Italia y que saldrá en español el próximo 9 de noviembre en la editorial Lumen. El autor de ''Historia de la belleza'', de la que se han vendido 500.000 copias en todo el mundo, busca ahora en la caverna oscura y encuentra los monstruos que pueblan lienzos antiguos y prestigiosos como los de El Bosco, figuras poco agradables de Cristo extremadamente dolorido y hasta jóvenes con ''piercings'' que desatan la atracción por lo escabroso. «Las sombras contribuyen a que luz resplandezca mejor», explica Eco, que se sirve de innumerables autores, citas, textos históricos, poemas, novelas y ensayos para explicar que la fealdad y la belleza deben ser entendidas según el momento histórico y los cánones estéticos dominantes. La atracción por lo feo, arguye Eco, se muestra en la abundancia de sinónimos: horrendo, desagradable, monstruoso, odioso, espantoso, fétido, sucio, repelente, vil, deforme, repugnante o antiestético. «La historia de la fealdad es decididamente más interesante que la historia de la belleza», reconoce Eco, quien al parecer se divirtió reconstruyendo increíbles historias de horror y desprecio desde la época de los griegos, pasando por la Edad Media hasta llegar a la exaltación de la ''fealdad'' entendida como lo diferente en el mundo moderno. Todavía hay bellezas clásicas como la de Nicole Kidman o la de George Clooney, e incluso el diseño de televisiones y automóviles se basa en los cánones renacentistas de las divinas proporciones. Pero al mismo tiempo triunfan en el arte los tiburones muertos de Damien Hirst o los caballos ahorcados de Cattelan, explica el autor de ''El nombre de la rosa''. El célebre ensayista y escritor italiano , que hace más de veinte años conquistó al mundo con su primera obra literaria, "El nombre de la rosa", de la que se vendieron 16 millones de ejemplares en el mundo, lanzará el miércoles un ensayo nuevo dedicado a la fealdad. Dos años después del éxito obtenido por el ensayo "La historia de la belleza", el erudito profesor italiano, de setenta y cinco años, experto en semiótica, relexiona sobre un tema poco atractivo para el mundo moderno: la fealdad. El libro, que lleva el título "Historia de la fealdad", editado por Bompiani, será presentado por el mismo autor en la Feria del Libro Frankfurt, Alemania. "Las sombras contribuyen a que luz resplandezca mejor" explicó Eco, quien se sirve de innumerables autores, citas, textos históricos, poesías, novelas y ensayos para explicar que la fealdad y la belleza deben ser entendidas según el momento histórico y los cánones estéticos dominantes. En una anticipación del libro publicada por la revista italiana Espresso, el célebre profesor cita a Robert Burton y su obra "Anatomía de la melancolía" para reflexionar sobre las razones por las cuales se ama a una mujer fea. El ensayista parte con Leonardo, sigue con Rabelais, autor de "Gargantua y Pantagrúel", maestro de lo épico y cómico, genial por sus descripciones vulgares, grotescas y populares y llega a Burton con su visión melancólica del futuro, de la modernidad, un autor que influyó en Henry James y Proust. "Para entender los gustos de una era no es justo escuchar sólo a los filósofos, es necesario entender qué significa fealdad para la gente común", reconoce Eco. El texto, dividido en quince capítulos y cuatrocientos cincuenta páginas, analiza la evolución de los gustos y constituye una suerte de antología de la cultura occidental, un libro de arte, con diablos, brujas y postmodernos, para ilustrar la visión de la fealdad. Si en la pintura lo feo ha sido representado con frecuencia con el dolor, en el lenguaje, sostiene Eco, sobran los sinónimos para referirse a la fealdad: horrendo, desagradable, monsntoso, fétido, sucio, repelente, vil, deforme, repugnante, antiestético. "La historia de la fealdad es decididamente más interesante que la historia de la belleza", reconoció Eco, quien al parecer se divirtió reconstruyendo increíbles historias de horror y desprecio desde la época de los griegos, pasando por la Edad Media hasta llegar a la exaltación de la ´fealdad´ entendida como lo diferente en el mundo moderno.
Donanfer
Publicado el: 03 octubre, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.