Buscar
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Crea una cuenta de Svoong desde cero

¿Ya eres miembro? Iniciar sesión!
×

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

O

¿No eres miembro? Registro!
×

Registro

Utiliza tu cuenta de Facebook para un rápido registro

O

Iniciar sesión

Ingresa utilizando tu cuenta de Facebook

Shvoong Principal>Libros>Reseña de La Verdadera Muerte de Juan Ponce de León

La Verdadera Muerte de Juan Ponce de León

Reseña del Libro   por:Donanfer     Autor : Donanfer
ª
 
La Verdadera Muerte de Juan Ponce de León La verdadera muerte de Juan Ponce de León. Luis López Nieves, autor de la originalísima novela Seva (1984), revela de nuevo su gran inventiva de historiador apócrifo extraordinario en estos cinco cuentos ubicados en el siglo XVI. El secreto es a la vez tema y técnica en estos cuentos, y con razón. Ante la documentación escasa, desaparecida, de difícil acceso y a veces hasta falsificada, el historiador ha de ser, por fuerza, un detective. El lector del libro de López Nieves asimismo ha de basar sus conclusiones en los documentos que el autor presenta, que si no son verdaderos, por lo menos son verídicos y tampoco se pueden refutar. En "El gran secreto de Cristóbal Colón," López Nieves resuelve de modo impactante en cuatro páginas el secreto que desarrolla el historiador Juan Manzano Manzano en 743 páginas en su libro Colón y su secreto (Madrid: Ediciones de Cultura Hispánica, 1976) El Conde de Ovando" es una especie de "leyenda urbana" sobre el gobernador Francisco Obando Messías o Mexía. La autenticidad geográfica de edificios y calles de San Juan da credibilidad a los hechos. Si la descripción de la hija de Ovando evoca momentáneamente a la elegante y delicada "Dama a caballo" pintada por José Campeche, pronto se desvanece la imagen en la amazona criolla del cuento que va montada sobre el recio semental favorito de su padre y cae al lodo, detalles simbólicos que apuntan a su extraña relación con su padre. Con gran pericia, hilvana el autor, en "tomas" alternadas, los eventos en torno al gobernador y su hija: la lucha por el poder entre el Obispo y Ovando, los experimentos científicos de éste y su uso de sujetos humanos, la resistencia de la vizcondesa ante la Inquisición y cómo se castiga la osadía intelectual de Ovando y la moral de su hija. Los libros de historia dicen que en 1579, regresando de Hispaniola, Ovando fue capturado por los franceses y murió en cautiverio, pero no sería extraño que los detalles escabrosos revelados en el cuento fuesen sepultados en el silencio en la historia oficial de un período inquisitorial. "La verdadera muerte de Juan Ponce de León," llena otra laguna histórica. Frente a la noticia escueta del cronista Gonzalo Fernández de Oviedo en 1535 de que el primer gobernador de Puerto Rico fue herido de una flecha y murió en Cuba, el cuento aporta detalles omitidos, desconocidos o tal vez olvidados. López Nieves, moviendo las palabras, logra deshacer más de cuatro siglos de historia y la figura de Ponce de León sale menos halagadora que en Isla Cerrera de Manuel Menéndez Ballester (1937). El uso de múltiples narradores y el desorden cronológico contribuyen a la mixtificación. Hay razones para dudar ante un documento escrito en vascuence, custodiado por distintas personas y oculto por 300 años; la transcripción al español contemporáneo preparada por un vasco que lleva un apellido moro (Boabdil, el rey vencido en Granada, donde había luchado Ponce de León) y editada por el narrador Eugenio, y los recuerdos del confesor a medio siglo de distancia y una confesión sobre hechos acaecidos otro medio siglo antes. En "El suplicio caribeño de Fray Juan de Bordón," las indagaciones genealógicas de un francés de apellido Bourdoin conducen a un laberinto histórico. Contribuyen al misterio una carta enviada "sin leer a la península," una transcripción parcial de un informe oficial, archivos secretos del Santo Oficio y el mutismo del propio fraile Bordón acusado de ser impostor. Intervienen en la ficción dos personas "reales" y vivas--el propio autor y una profesora de la UPR-Bayamón, Elsa Gelpí Baíz, estudiosa del siglo XVI puertorriqueño. Callada por la censura, el saqueo y el fuego, la historia guarda secretos que son la frustración del historiador pero la inspiración del novelista. En su ensayo "La historia como fuente de inspiración literaria", López Nieves menciona sus propias investigaciones en el Archivo General de Indias de Sevilla y el Arzobispado de San Juan. Enla creación de estos cuentos de tema histórico--como así también en su lectura--la ficción y la historia guardan una relación simbiótica, enriqueciéndose mutuamente. Los cuentos nos remiten implícitamente a los libros de historia, y si no encontramos las claves, será por las razones que se deducen en estos cuentos. El contrastar las ficciones con las versiones oficiales permite apreciar el arte de invención, o de subversión, del autor. Si el historiador dice: "sucedió así," el escritor de ficciones dice: "pudo haber sucedido así." "El único deber del escritor," dice López Nieves en el citado ensayo, "es ser verosímil y entretenido... y tener algo que decir." Esto lo hace de modo excelso en << La verdadera muerte de Ponce de León >>.
Donanfer
Publicado el: 26 septiembre, 2007   
Por favor, calificar : 1 2 3 4 5
Traducir Enviar Enlace Imprimir
X

.